• La contratación de un seguro de vida y de las diferentes coberturas de cada póliza está condicionada por varios factores. Uno de ellos es el hecho de padecer o haber padecido una enfermedad. Es una circunstancia que no tiene por qué comprometer la contratación de estos productos, pero sí deberá ser valorada de forma exhaustiva por la compañía aseguradora.

 

  • En un seguro de vida, el tomador debe ser mayor de edad y el asegurado debe tener, al menos, 14 años. Pero las coberturas de una póliza pueden no ser exactamente las mismas en función de la edad del asegurado y de sus condiciones médicas actuales y preexistentes.

 

  • Las aseguradoras deben conocer el estado real de salud del cliente antes de la contratación de un seguro de vida. Para ello, es posible que te exijan un reconocimiento médico previo o que respondas a un cuestionario de salud. Es muy importante completar el proceso con sinceridad: si en el futuro se detecta una enfermedad preexistente, es posible que las coberturas del seguro queden anuladas.

 

 

  • Se puede contratar una póliza que excluya la cobertura de enfermedades que se padecen o se han padecido, manteniendo la cobertura para aquellas otras que podrían llegar a presentarse en el futuro.

 

Descubre nuestras opciones de seguros de vida y asegura tu tranquilidad con Pelayo.