• Lo más sencillo y cómodo es consultar la documentación que nos entregó la compañía aseguradora en el momento de firmar la póliza. En ella aparecen todos los datos del seguro y, lo que es más importante, su fecha de vencimiento. En el caso de que esos documentos se hayan extraviado y no tengamos muy claro si estamos al día en el pago del seguro, lo más rápido es ponerse en contacto con la compañía.

  • Si hemos comprado una moto de segunda mano que tiene seguro vigente, deberemos preguntar al vendedor cuál es la aseguradora con la que está firmada la póliza para iniciar el proceso del cambio de titularidad. Hay que recordar que se puede traspasar el seguro de un propietario a otro, siempre teniendo en cuenta que la compañía tendrá que ajustar la nueva póliza al historial y características del nuevo dueño. Asimismo, también se puede traspasar el seguro de una moto a otra. En este caso, la compañía deberá también modificar la póliza en función de las particularidades de la moto recién comprada.

  • Existe otra forma de saber si una moto tiene el seguro activo, aunque este mecanismo está muy restringido. Se trata del FIVA, el Fichero Informativo de Vehículos Asegurados. Es un archivo que recoge información puntual y actualizada de todas las altas, bajas y modificaciones que se producen en los seguros de todo tipo de vehículos en España. El problema es que solo puede ser consultado por instituciones como el Ministerio del Interior y la Administración de Justicia. Los particulares solo pueden acceder en casos concretos de siniestros donde estén implicados terceros.

Visita en nuestra web todas las funciones y coberturas de nuestros seguros de motos y calcula el precio de tu seguro de moto en unos pocos clicks