• Jubilación: podrás optar entre percibir el valor neto del fondo acumulado en forma de capital, renta o una combinación de ambas.
  • Opcionalmente se cubrirá el fallecimiento hasta el 100% del valor neto del fondo acumulado más un capital y en caso de invalidez el 100% del fondo acumulado.
  • Invierte al menos el 75% de la cartera en activos, títulos, valores y otros instrumentos financieros de renta variable.
  • Flexibilidad total con la aportación de pagos periódicos o aportaciones extraordinarias.
  • Total liquidez ante posible situación de desempleo de larga duración o enfermedades graves que incluyen también a ascendientes o descendientes en primer grado.
  • Beneficios fiscales dentro de los límites legalmente establecidos.


¿Sigues sin decidirte?