• Circular con una moto sin el seguro obligatorio es, además de una grave imprudencia, una infracción que acarrea una cuantiosa multa. No hay que olvidar que en España, para ponerse a los mandos de una moto o de un ciclomotor, es imprescindible contar con un seguro mínimo de responsabilidad civil. En el caso de sufrir un accidente y no tener la póliza en vigor, el conductor deberá asumir los costes del siniestro en el mejor de los casos, o enfrentarse a un proceso penal si se han registrado heridos o incluso muertes. Estamos por lo tanto ante un sencillo trámite que no solo nos libra de una multa, sino que también vela por nuestra seguridad y por la del resto de motoristas, conductores y peatones.

  • La multa por conducir la moto sin seguro asciende hasta los 1.250 euros en el caso de las motocicletas y a los 1.000 euros, si se trata de un ciclomotor. Aunque en ningún caso están consideradas faltas penales, sí estamos ante unas sanciones cuantiosas que pretenden concienciar de la necesidad de contar con una póliza.

  • Además de la multa por conducir la moto sin seguro, los agentes que hayan advertido de esta infracción también pueden tomar la decisión de inmovilizar el vehículo. En este caso, el propietario de la moto tendrá un plazo de cinco días desde el momento de la denuncia para justificar que sí tiene seguro. De lo contrario, la Jefatura Provincial de Tráfico correspondiente ordenará el precinto y depósito de la moto por un plazo de un mes que irá aumentando si la póliza sigue sin presentarse.

  • Para justificar que nuestra moto está asegurada, ya no es necesario presentar el resguardo o recibo de la póliza. Los agentes tienen acceso a la base de datos del Consorcio de Compensación de Seguros donde pueden comprobar en apenas unos segundos si nuestro seguro está en vigor.
 

¿Quieres calcular el seguro de moto? Ahora puedes hacerlo en pocos minutos, descubre todas las coberturas de nuestros seguros de moto.