• Son joyas de dos ruedas convertidas en auténticas piezas de museo. Sin embargo, gozan de una eterna juventud que les permite seguir saliendo a las carreteras con la fuerza del primer día. Hablamos de las motos clásicas. Todo aquel que tiene una sabe de su valor material y sentimental. Por este motivo es necesario contar con un buen seguro que preserve esta riqueza ante cualquier contratiempo.

  • Hablamos de moto clásica cuando tiene una antigüedad superior a 25 años. Eso sí, al menos el 85 por ciento de sus piezas deben ser originales y su estética debe conservar la esencia del modelo sin grandes alteraciones. Si cumple estas condiciones, se someterá a una serie de pruebas para refrendar la autenticidad de la moto y sus características técnicas. Una vez que las haya superado, ya podrá ser matriculada como moto clásica en la correspondiente Jefatura Provincial de Tráfico.

  • Existen varias opciones cuando hablamos de seguros de motos clásicas. Pero teniendo en cuenta su importancia material y sentimental, lo más recomendable es decantarse por una Terceros Ampliado Motos. De esta forma, si el motorista sufre cualquier accidente cuenta con la tranquilidad al ser el seguro de moto más completo con cobertura de daños, asistencia en viaje, incendio y robo.

  • Los seguros para motos clásicas son especiales y también dependen de la cilindrada que tenga el vehículo. En la web de Pelayo podrás rápidamente calcular cuánto cuesta un seguro para una moto de 50cc introduciendo datos como el código postal de la localidad donde esté matriculada, su marca y modelo y los años de antigüedad del carné de conducir. El precio de la póliza se incrementa si nos preguntamos cuánto vale el seguro de una moto de 100 cc o más.

  • Al tratarse de una moto clásica, el conductor tendrá que pagar menos por su seguro que si se tratara de una moderna. Eso sí, la compañía puede pedir una serie de condiciones, como un uso más limitado del vehículo.

  •