• Cuando se realiza la venta de un vehículo o, por ejemplo, se cede a un hijo, un hermano o cualquier otro familiar, podemos plantear la opción de traspasar el seguro del coche. En este caso, el primer paso que se debe hacer es ponerse en contacto con la compañía para plantear la nueva situación. 
  • En un principio, las alteraciones que se pueden realizar son la modificación de los datos del tomador del seguro y el propietario; el cambio del conductor habitual o la inclusión de otro; el cambio del vehículo o la incorporación de extras; y la modificación de las coberturas de la póliza. 

 

  • Un dato muy importante a tener en cuenta es que, al igual que no hay dos personas iguales, tampoco hay dos conductores iguales. Que el objetivo sea seguir asegurando el mismo coche, no implica que no se puedan producir algunas variaciones económicas en la póliza que dependerán de la experiencia del nuevo conductor y su historial al volante, entre otros aspectos. Es lo que se conoce en el mundo de los seguros como el nivel de riesgo. 
  • En el caso de que ese traspaso del seguro sea rechazado por la compañía, el titular de la póliza recibirá la parte proporcional de la prima que no haya consumido. 
  • Un aspecto imprescindible es comunicar siempre a la aseguradora la venta de un vehículo y nunca dar por sentado que, aunque el propietario del coche sea otra persona, el seguro permanece vigente. 

Conocer más información sobre nuestros seguros de coche.