Hacemos referencia a un siniestro total cuando el importe presupuestado de la reparación del vehículo accidentado exceda del 100% del valor de nuevo o de GANVAM según corresponda por la antigüedad del vehículo.

  • Comprende tanto la combustión o abrasamiento con llama, como la explosión y las consecuencias de la caída de un rayo en el vehículo.
  • Cuando el incendio del vehículo se produzca en los dos primeros años desde la primera matriculación, el seguro de coche de Pelayo abonará el 110% del valor de nuevo del vehículo, si el asegurado es el primer propietario. Si el asegurado es el segundo o posterior propietario, se le compensará con el 110% del valor de adquisición, en vez del valor de nuevo.
  • Si el incendio se produce transcurridos dos años desde la primera matriculación, se abonará el 110% del valor GANVAM del vehículo.

 

Comprende los daños producidos en todos los elementos de serie del vehículo ocasionados por:

  • Accidente de circulación.
  • Impacto de objetos, pedrisco o granizo.
  • Caída del automóvil y hundimiento de terrenos o construcciones.
  • Hechos malintencionados de terceros y vandalismo.
  • Traslado del vehículo en otros medios de transporte.

 

  • Cuando el siniestro total del vehículo se produzca  en los dos primeros años desde la primera matriculación, el seguro de coche de Pelayo abonará el 110% del valor de nuevo del vehículo si el asegurado es el primer propietario. Si el asegurado es el segundo o posterior propietario, el 110% del valor de adquisición en vez del valor de nuevo.
  • Si el siniestro total se produce transcurridos dos años desde la primera matriculación, se abonará el 110% del valor GANVAM del vehículo.