• El seguro de coche con franquicia determina una cantidad de dinero que es asumida por parte del tomador del seguro en caso de siniestro. Es decir, en la póliza del seguro se fija un importe conocido como franquicia que siempre correrá a cargo del conductor. Por si no queda suficientemente claro con esta explicación, basta con exponer un ejemplo para que cualquier duda desaparezca. Un conductor firma con Pelayo un seguro a todo riesgo con franquicia de 200 euros y sufre un percance en la carretera que obliga a llevar a cabo reparaciones por valor de 1000 euros. En este caso, el tomador del seguro tendrá que aportar la cantidad impuesta por la franquicia, 200 euros en el caso señalado, y la empresa aseguradora se hará cargo de la cantidad restante. 
  • Al hacerse cargo de la franquicia, el conductor disfrutará de una rebaja que puede llegar a ser considerable
  • En términos generales, el tomador de un seguro que no suela dar partes durante el año encontrará que el seguro con franquicia le sale mucho más rentable. Sin embargo, si se da un parte de media, la póliza convencional puede terminar siendo más práctica.