• En alguna ocasión, por poco habitual que sea, el volante es manejado por otra persona. Ya sea porque vamos a hacer un viaje largo y preferimos turnarnos con nuestra pareja o un amigo o porque directamente un hijo les pide a los padres el coche para usarlo durante algunas horas. En casos así la pregunta que se hacen muchas personas es si el seguro cubre a ese conductor ocasional.
 
  • La respuesta a esta cuestión no es tajante y existen muchos matices. Si nos atenemos estrictamente a lo que figura en la póliza, comprobaremos que solo está cubierto el tomador del seguro salvo que se haya incluido a otra persona como conductor habitual. Eso no quiere decir, que si dejamos el coche a nuestra pareja, a un amigo o a nuestro hijo todos ellos vayan a estar desamparados por el seguro. Hay que valorar los diferentes supuestos y escenarios.

  • Por ejemplo, si se produce un accidente cuando el conductor que no figura en la póliza maneja el vehículo, el seguro sí se hará cargo de los daños a terceros. Sin embargo, puede que no haga lo mismo con los desperfectos que haya sufrido el propio vehículo. ¿Cuál es la solución para evitar esta posible indefensión? Si existe otra persona además del conductor principal que habitualmente coge el vehículo, es recomendable que se contemple en la póliza.

  • Si, por ejemplo, queremos dejar el coche a un hijo que se acaba de sacar el carné, es imprescindible ponerse en contacto con la compañía aseguradora para exponerle la situación. 

  • En general, nuestro consejo es que ponga en conocimiento de la compañía cualquier circunstancia que afecte al uso del vehículo y a las personas que lo conducen, cuando estas sean diferentes a las que nos trasladó en el momento de la contratación de la póliza.
 

¿Quieres saber más sobre los seguros de coche Pelayo? Conoce toda la información de nuestros seguros de coche y calcula el precio y las coberturas más completas en unos pocos clics.