• La póliza de seguro de coche es el documento por el que el tomador de un seguro contrata los servicios de una compañía aseguradora, para que se haga responsable de todos los supuestos contratados, en el caso de que se produzcan. 
  • En la póliza del seguro deben aparecer las coberturas de la compañía aseguradora que se hace cargo, algo que se negocia a la hora de contratar un seguro u otro; las obligaciones que tendrá el conductor, así como los datos identificativos del vehículo. 
  • Determinar el valor total de la póliza del seguro de coche es algo que conlleva un proceso estadístico y de análisis de los datos del vehículo y del tomador del servicio.
  • En un primer momento, se valorarán detalles técnicos del coche como, por ejemplo, su marca, la potencia del motor o el tipo de vehículo. También son importantes aspectos como el uso que se dará al coche e incluso si este estará aparcado durante la noche en la calle o en un garaje. 
  • Por otro lado, los encargados de realizar el cálculo de la póliza también tienen que valorar de cerca al tomador del vehículo. En este caso hay datos que son especialmente importantes como los años de antigüedad del carné de conducir o el historial de incidentes de los últimos años. Cuanto menores sean los partes dados con anterioridad a la toma de la póliza menores serán también los costes de la misma. 
  • Por último, y como es lógico, el número de coberturas contratadas o factores de riesgo del conductor terminan por dar forma al valor final del seguro.