• La póliza del seguro del coche es uno de los pagos fijos con los que tenemos que contar cada año. Si lo tenemos domiciliado, no habrá nada de qué preocuparse pero siempre es interesante saber cuál será la cuota y si se ha producido alguna variación. Queda claro que la póliza tiene una periodicidad anual, pero existen matices. La mayoría de los asegurados hacen coincidir el abono con el momento del vencimiento, pero también existe la modalidad del pago fraccionado.

 

  • ¿En qué consiste el pago fraccionado de un seguro? Se trata de una facilidad que en ocasiones dan las aseguradoras para dividir la prima en varias partes y abonarla en diferentes momentos del año. Dos pagos al año, cuatro o los que acuerden la compañía y el tomador. Se trata de una modalidad que hay que negociar directamente con la aseguradora y que está sujeta a una serie de condiciones mínimas. Normalmente tiene cabida cuando el importe de la póliza es elevado, y de esta forma se reparte la presión sobre los bolsillos durante todo el año.

 

  • Hay un aspecto muy importante cuando el pago está fraccionado. Esta circunstancia no influye para nada en el periodo de validez de la póliza y en el plazo para cancelarla. Por ejemplo, si nuestro seguro del coche está fraccionado en cuatro pagos, dará lo mismo cancelarlo cuando llevemos pagados uno, que dos o que tres. Si tomamos esta decisión, deberemos abonar la prima íntegra. Y, en cualquier caso, la póliza quedará anulada cuando llegue el momento de su vencimiento, y nunca antes. 

 

  • En el resto de escenarios, lo más habitual es que el pago de la prima se realice anualmente, antes de su vencimiento. En el supuesto de no tenerla domiciliada y que se pase esa fecha límite, las aseguradoras otorgan a los clientes un mes de gracia en el que pueden seguir haciendo al pago. De no ser así, se procede automáticamente a la anulación del seguro del coche.

 

Pelayo te ayuda a calcular tu seguro de coche en unos sencillos pasos, conoce toda la información sobre nuestros seguros de coche.