Navidad es un periodo del año mágico, lleno de felicidad y buenos recuerdos, pero también es una de las épocas del año donde suceden más accidentes. El frío y las numerosas reuniones familiares provocan que se pase mucho tiempo en casa y que, por lo tanto, sea más posible sufrir algún percance.

Los accidentes más usuales suelen estar relacionados con la comida. Las intoxicaciones alimentarias, seguido muy de cerca de los atragantamientos, son los dos casos más registros, siendo un 17% y 16% de los accidentes totales registrados respectivamente.

Los casos de atragantamiento no solo se producen comiendo. Según informes de la UE, España fue el país europeo que tuvo más alertas de productos peligrosos. De estos, más del 50% eran juguetes, cuyo principal problema era que contenía piezas pequeñas que podrían provocar atragantamiento y asfixia. Por ello, es importante que cuidemos de los más pequeños, comprándoles únicamente productos homologados con el sello CE.

Además de los juguetes no homologados, los petardos son objetos con los que también hay que tener mucha precaución. El 14% de los accidentes domésticos navideños ocurren por incidentes relacionados con estos.

Los adornos visten nuestros hogares de un ambiente ideal para pasar la Navidad. Sin embargo, también nos pueden provocar muchos disgustos si no andamos con cuidado. El 13% de los accidentes domésticos en Navidad tienen lugar por caídas durante la colocación de estos. Si tenemos pequeños en casa, hay que tener en cuenta que estos adornos, en ningún momento, puedan suponer un peligro para ellos.

La Navidad reúne a la familia, pero estos no tienen porqué llevarse bien. Sorprendentemente, el 15% de los accidentes domésticos tienen su origen en golpes o contusiones provocados por familiares.

Hay partes de casa que son más peligrosas que otras. La cocina es la parte de la casa que más accidentes registra, alcanzando cerca del 65%. Quemaduras, cortes o caídas son algunos de los ejemplos más usuales de accidentes en una cocina, debido al peligro que tienen algunos de los electrodomésticos y utensilios que se encuentran en esta. Por ello, recomendamos precaución, sobretodo con los niños, y enseñarles que no es un sitio donde ellos puedan jugar o estar despreocupadamente.

Esperamos que este artículo te haya servido de ayuda para prevenir en estas fiestas posibles accidentes que puedan estropear tu Navidad. Además, te recordamos que puedes contratar tu seguro de hogar con Pelayo para estar cubierto ante muchos de estos accidentes.