Aunque contratemos un seguro a todo riesgo, sea cual sea la compañía con la que contrates dicho seguro, hay determinadas situaciones en las que una aseguradora nunca se va a hacer cargo de cubrirte en un siniestro, independientemente de la prima que estés pagando anualmente.

Como es de esperar, ninguna póliza cubrirá cualquier daño que ocasiones a tu vehículo de forma intencionada. Pero, ¿cómo saben las aseguradoras que alguien ha provocado estos daños voluntariamente? Pues a través de los peritos y, en algunas ocasiones, detectives contratados por la propia aseguradora, que son expertos en detectar estos casos.

Conducir bajo los efectos del alcohol, aparte de ser un peligro para ti y para los demás, también es un peligro para tu bolsillo, puesto que, en ningún caso, una aseguradora se va a hacer cargo de los daños que pueda ocasionar un conductor ebrio. Lo mismo sucede cuando se conduce bajo los efectos de las drogas.

Además, no olvides realizar todos los pagos en los plazos acordados, puesto que tu aseguradora puede negarse a cumplir con la cobertura de tu póliza. Del mismo modo sucede si llevas a más pasajeros de los permitidos en tu vehículo o si no tienes la ITV en vigor que, además de no estar cubierto por tu seguro, te arriesgas a una posible multa.

Si se te ocurre participar en una carrera, ya sea legal o ilegal, la reparación de cualquier daño ocasionado en tu vehículo o a terceros tendrá que salir de tu bolsillo también, ya que en ninguna circunstancia tu seguro se hará cargo.

Todos aquellos apasionados del tuning deben saber que se ha de notificar cualquier modificación que se realice en un vehículo. De lo contrario, las coberturas del seguro pueden quedar anuladas.

Muchas aseguradoras tampoco cubrirán posibles daños que se puedan ocasionar en un vehículo cuando este circula por determinados lugares o vías, como son las carreteras de tierra o el borde del mar si circulas por un muelle.

Por último, has de saber que hay determinadas situaciones en las que tu seguro no es el que responde, si no el consorcio de Compensación de Seguros. Por ejemplo, si se produce una catástrofe natural como un terremoto o una catástrofe de otra índole como terrorismo. Del mismo modo sucede cuando se produce un robo de vehículo y el ladrón de dicho vehículo provoca un accidente.

Como puedes observar, los casos en los que tu seguro no te cubrirá están asociados, en su mayoría, con conductas irresponsables. Por ello, se prudente y esperamos que esta información te haya sido de utilidad.