Conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas conlleva multas económicas, pérdida de puntos o, en los casos más graves, retirada del carnet y penas de cárcel para el infractor. ¿Para qué jugársela y arruinar las vacaciones?