Todos aquellos que quieren dar el salto a las dos ruedas se plantean una serie de preguntas y dudas lógicas. Aspectos como el presupuesto disponible, el uso que se le va a dar o la experiencia en estas lides, son clave para tomar la decisión correcta.

La movilidad en las ciudades avanza sobre dos ruedas. Cada vez hay más adeptos a las motos por las ventajas que ofrecen a la hora de lanzarse a la ‘jungla urbana’. Es una alternativa al coche barata, cómoda, sostenible y rápida y, por este motivo, las matriculaciones han crecido a pesar de la crisis de la COVID-19. En tiempos en los que se busca una movilidad más individual, pero al mismo tiempo que permita huir de incómodos atascos, una de las principales razones que explican este éxito es el ahorro que supone apostar por las dos ruedas. Desde su compra, pasando por el combustible y acabando con el mantenimiento, por ejemplo.

Consejos para elegir la primera moto

Uso que le vamos a dar. Una de las primeras preguntas que nos debemos hacer antes de comprar nuestra primera moto es qué uso le vamos a dar. Si va a ser nuestro medio de transporte para acudir al trabajo o si el objetivo es usarla como vía de escape los fines de semana para perdernos por la naturaleza. En el primer supuesto lo ideal es decantarse por una ‘scooter’, mientras que si el uso va a ser mayoritariamente fuera de la ciudad es conveniente elegir una de carretera.

Nueva o de segunda mano. En función del presupuesto que tengamos disponible, puede ser más apropiado apostar por una moto nueva o de segunda mano. En todo caso, si el objetivo es familiarizase con las dos ruedas ya que, hasta la fecha, se trata de un mundo desconocido, puede ser más conveniente iniciarse con una usada.

Cilindrada. Es normal que alguien que se acerca por primera vez al mundo de las motos se sienta un poco perdido entre modelos y cilindradas. Si se trata de comprar la primera moto, no hay que volverse loco. Lo más seguro es comenzar por una cilindrada baja que se mueva en la horquilla de los 150cc y los 250cc. Ya habrá tiempo de ir aumentando el nivel a medida que cojamos el gusto por estos vehículos.
También hay que tener en cuenta los tipos de carné que necesitas según las cilindradas. El carné que te permite conducir ciclomotores de hasta 50 cc es el carné AM y el A1 es válido para motos de 125 cc y hasta 15 CV. Para motos de un máximo de 47 CV debemos tener el carné A2 y, por último, el carné A es para conducir todas las motos.

Cambio manual o automático. Un cambio automático siempre va a ser más fácil, especialmente cuando vamos a ponernos por primera vez a los mandos de una moto. El cambio manual requiere más pericia y es aconsejable cuando ya se tiene cierta experiencia con este tipo de vehículos.

Equipación. Tan importante como la propia moto es la equipación que llevemos durante la conducción. No olvidemos que nuestro cuerpo se convierte en la carrocería de un vehículo cómodo y sencillo, pero también frágil. Un casco homologado, una chaqueta con protección, buenos guantes y botas, forman parte de la equipación básica para convertirnos en unos moteros protegidos. No olvidemos que la póliza del seguro de moto de Pelayo asume los daños ocasionados en el casco y la equipación como consecuencia de siniestros que precisen asistencia sanitaria.