Los coches están sufriendo su particular cuarentena, y requieren un mantenimiento que pasa por seguir unos simples consejos.

Como estamos hablando de una epidemia provocada por un virus, lo primero será asegurarnos de que el vehículo no se convierte en un foco de infección. Tanto si lo tenemos que usar para ir al trabajo o a la compra como si simplemente bajamos al garaje a arrancarlo unos minutos, es conveniente usar guantes desechables. Si además es un coche que usa más de una persona, sería conveniente proceder a la desinfección del volante, salpicadero, tiradores, palanca de cambios y apoyabrazos con un trapo impregnado en alcohol.

Batería, neumáticos y líquidos, las tres piezas clave del mantenimiento del coche

Si tenemos la suerte de que nuestro coche a a pasar el confinamiento en un garaje, tendremos mucho camino recorrido. En ambos casos, habrá una operación fundamental que deberemos hacer puntualmente. Al menos una vez a la semana es conveniente arrancar el vehículo y dejarlo así unos quince minutos. No es necesario pegar acelerones que lo único que provocarán son daños en el motor. Es una leyenda urbana y una práctica desaconsejable.

Esa sencilla operación ayudará a que la batería se recargue y no nos encontremos con que el vehículo no arranca el día de la vuelta a la normalidad. A mayores existe la opción de desconectar la batería si se trata de un coche más antiguo. Para ello simplemente habrá que desmontar el borne negativo de la masa y de esta forma no perderá la carga.

En cuanto a los neumáticos se refiere, el mantenimiento es más simple todavía. Teniendo en cuenta que las ruedas se pueden deformar si se pasan mucho tiempo apoyadas sobre el mismo punto, será suficiente con mover el coche unos centímetros hacia adelante o hacia atrás. Bastará con hacerlo cada semana cuando vayamos a arrancarlo.

Por último, no nos podemos olvidar de revisar el nivel de los líquidos cuando el vehículo se vuelva a usar con normalidad. Si sabemos qué día regresaremos a la carretera, mejor será adelantarse y dar ese pequeño vistazo al aceite, el líquido de frenos, el refrigerante, etc. En cuanto al combustible, un buen consejo es dejar el tanque por encima de la mitad. De lo contrario se pueden crear sedimentos en el depósito y es más fácil que la gasolina se evapore. Si no nos hemos percatado de esto, tendremos la opción de acudir a una estación de servicio ya que las gasolineras permanecen operativas durante el estado de alarma.

Aunque el vehículo pase su particular cuarentena, te recordamos el seguro del coche debe estar en vigor.