Unas buenas prácticas al volante no solo suponen una mayor seguridad, sino que reducen el consumo de tu vehículo y los niveles de contaminación. El ahorro en gasolina y gasóleo tiene una repercusión directa en tu bolsillo y en la salud del planeta.  

Uno de los gastos más elevados de tener un coche es el combustible. Podría parecerte que es un aspecto sobre el que no tienes el control: los precios son los que son y necesitas poner tu vehículo en movimiento. Sin embargo, existen algunas fórmulas para reducir de forma eficaz el consumo de gasolina y gasóleo sin que esto afecte al uso habitual que le das a tu vehículo.

Es precisamente en las prácticas de conducción rutinarias donde más puedes aportar como conductor para ahorrar en gasolina y gasóleo. A menos que te compres un vehículo eléctrico, te conviene tenerlas en cuenta en tus desplazamientos para limitar al máximo el consumo y contribuir a la sostenibilidad del planeta.

8 consejos para ahorrar en gasolina y gasóleo

  1. Programa la ruta para valorar la mejor opción en cuanto a tiempo/distancia y evitar hacer kilómetros de más.
  2. No pases por alto las revisiones y el mantenimiento rutinario del vehículo. Los filtros sucios u obstruidos incrementan el consumo.
  3. Revisa la presión y el estado de los neumáticos, sobre todo antes de realizar desplazamientos largos. Un neumático desgastado o con la presión inadecuada no solo hará que el vehículo consuma más combustible, sino que comprometerá la seguridad de la conducción.
  4. Utiliza la marcha más adecuada a la velocidad que llevas y a la vía por la que circulas. Emplea la marcha más larga que se adapte a estas circunstancias ya que hacen que el motor vaya menos revolucionado y el gasto sea inferior.
  5. Si conduces a una velocidad superior a los 80 km/h, utiliza el aire acondicionado en lugar de bajar las ventanillas. En estas condiciones, el consumo con las ventanillas bajadas resulta superior al del climatizador.
  6. Evita acelerones y arranques bruscos. Una conducción suave y a velocidad estable es mucho más eficiente desde el punto de vista del consumo y mucho más confortable para los viajeros.
  7. Si viajas con mucha carga, asegúrate de que está bien repartida. Una correcta distribución es fundamental para garantizar la seguridad y la estabilidad del coche, un equilibrio que también repercute en el gasto de combustible.
  8. Invierte en combustibles de calidad. Aunque su precio resulte algo más elevado, proporcionan un mayor rendimiento y mantienen el vehículo en mejores condiciones.

Estos consejos te ayudarán a que tus viajes sean más económicos y evites accidentes. No obstante, si tienes algún problema, no olvides que en Pelayo tenemos asistencia en carretera para lo que necesites.