Cambios en tu coche que obligan a pasar la ITV

 

Aunque acabes de pasar la ITV, si realizas modificaciones importantes en el vehículo estás obligado a solicitar su homologación. Esta obligatoriedad solo afecta a determinados cambios relacionados con aspectos relevantes como el alumbrado, los neumáticos o el sistema de escape.

Puedes elegir otro color para tu coche, tintar los cristales laterales o colocar embellecedores. En general, puedes cambiar infinidad de características del vehículo siempre que estas no supongan una alteración de sus especificaciones técnicas.

No obstantes, algunos de estos cambios en tu coche te que obligará a pasar la ITV. De este modo, esos cambios quedarán registrados en una nueva tarjeta de inspección técnica.

Es obligación del titular del vehículo o de una persona autorizada por este volver a pasar la ITV. Por norma general, este trámite hay que realizarlo dentro de los 15 días posteriores a la modificación y aportando toda la documentación de la reforma ejecutada.

¿Qué modificaciones del vehículo tienen que homologarse?

Las reformas que no quedan registradas en la tarjeta de inspección técnica serán motivo de sanción (hasta 500 euros) y no quedarán contempladas en la póliza de seguro del coche. No olvides volver a pasar la ITV de tu vehículo si realizas alguna de estas modificaciones:

  1. Neumáticos: la ficha técnica del vehículo especifica las medidas de neumáticos que son compatibles con tu modelo. Si reemplazas los neumáticos por otros que no están contemplados en esta ficha, deberás cumplir con unos requisitos mínimos de carga, diámetro y ancho del coche. En caso de que no se den esas condiciones, será obligatoria la homologación en la ITV.
  2. Iluminación: cambiar el tipo de bombilla en faros o pilotos de señalización (excepto pilotos traseros) entra en la categoría de modificaciones importantes que deben ser homologadas.
  3. Enganche de remolque: la instalación siempre debe hacerse en un taller y pasar la ITV. Si decides quitar el enganche no hay que volver a pasar la inspección hasta el momento en que corresponda. La modificación quedará reflejada entonces.
  4. Asientos y volante: si se trata de asientos originales procedentes de otro vehículo de la misma categoría, no es necesaria la homologación. Sí es un trámite obligatorio cuando el cambio implica una modificación en anclajes, guías y cinturones.
  5. Sistema de escape: se admiten las reformas en tubos de escape siempre que cumplan con los requisitos establecidos por la ley en relación a evacuación de gases, ruido y rendimiento. En cualquier caso, es siempre una reforma importante que debe ser incluida en la tarjeta de inspección técnica.