Vuelve James Bond, el 007 con licencia para matar… y también para acelerar, como destaca el portal de automoción Autoescout24, que, aprovechando el estreno de Spectre, la última película del agente secreto al servicio de Su Majestad, hace un recorrido por los coches que ha conducido (y normalmente destrozado) en sus misiones de altísimo riesgo. El portal informa, también, de cuánto pueden costar estos modelos en el mercado de ocasión.

Aston Martin, el té a las cinco
La muy británica marca de automóviles Aston Martin es, quizás, la más icónica de la saga brotada de la imaginación del novelista Ian Fleming, y, desde luego, una de las preferidas de los fans. De sus fábricas han salido varios modelos que han rodado en las películas de 007, y algunos están disponibles en el mercado de ocasión. Como el Aston Martin Vantage, conducido por el actor Timothy Dalton en Alta tensión, y disponible a partir de 40.000 euros. James Bond, esta vez encarnado por Pierce Brosnan, también se ha puesto al volante de un Vanquish (firmado asimismo por Aston Martin), desde 80.000 euros de segunda mano. Fue en Muere otro día.

Rolls Royce, lujo y acción
Timothy Dalton se despidió de su alter ego James Bond en la película Licencia para matar, en la que manejaba un Rolls Royce Silver Shadow, de manufactura también británica. El modelo tiene, hasta la fecha, el mayor volumen de producción de los Rolls Royce, y es posible adquirirlo de ocasión por menos de 10.000 euros.

Lotus, espectáculo fugaz
Junto a los modelos icónicos se encuentran otros que han pasado de puntillas, pero de manera espectacular, por la saga cinematográfica del espía británico. Es el caso del Lotus Sprit que Bond conducía en La espía que me amó, filme de 1977 protagonizado por Roger Moore. En el mercado de VO se puede encontrar por precios inferiores a los 30.000 euros.

BMW, pisando fuerte
La casa alemana BMW ha logrado hacerse un hueco en los filmes de 007 a partir de los noventa. Sin ir más lejos, Pierce Brosnan debutó en la saga, con Goldeneye, a lomos de un magnífico Z3: un modelo descapotable disponible en segunda mano a partir de 6.000 euros. El mismo actor se puso otra vez a los mandos de un BMW, de la serie siete, el 750, para rodar El mañana nunca muere; en AutoScout24 es posible encontrarlo a partir de 30.000 euros. Y Brosnan de nuevo fue el encargado de conducir otro descapotable de la marca, pero de gama más alta, el Z8, en la decimonovena entrega de la saga: El mundo no es suficiente. Tiene un precio en el mercado de VO superior a los 150.000 euros.

De vuelta al mundo real, y para los que no somos 007 ni tenemos licencia para acelerar (ni para infringir las normas de tráfico) lo recomendable es circular con precaución, y contratar un buen seguro de coche que responda en caso de percance o accidente. En Pelayo ofrecemos un amplio abanico de modalidades de seguros, desde los más básicos a los más innovadores.