Cada 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre, una fecha para concienciar sobre la necesidad de sumarnos a la expresión más solidaria que pueda existir: la de salvar vidas

Tres vidas salvadas por cada donación. Este dato resume a la perfección la importancia de un gesto sencillo, pero muy valioso. Sin causar ningún perjuicio en la persona que entrega su sangre y empleando tan solo media hora de su tiempo, el resultado tiene un valor incalculable. Tan incalculable como la vida humana. España es el sexto país del mundo en donación de sangre. Pero no hay que bajar la guardia. Cada vez se realizan más trasfusiones, especialmente por el incremento de los tratamientos oncológicos y los trasplantes. Cruz Roja, organización que abandera esa práctica, no deja de insistir en que la donación refleja a la perfección la máxima del “hoy por ti, mañana por mí”.

La salud es nuestro bien más preciado. Toda protección es poca, de ahí la importancia de contar con un buen seguro de salud. Pero no solo podemos y debemos proteger la nuestra, también la de los demás. Y una buena forma de hacerlo es con la donación de sangre. Cada bolsa es una fuente de vida que se divide en tres componentes (hematíes, plasma y plaquetas) que se emplearán en los pacientes según sus necesidades. La medicina ha avanzado muchísimo en las últimas décadas, pero todavía no se ha encontrado la fórmula para fabricar la sangre. Por eso el donante tiene un papel tan relevante. Cruz Roja recuerda que solo el 5% de las personas que pueden entregar su sangre lo hacen y, sin embargo, una de cada dos la necesitará en algún momento de su vida. Si a esto le sumamos que la donación no supone ningún riesgo para la salud, entonces no hay excusa para no unirnos a esa corriente solidaria que implica salvar vidas.

¿Puedo ser donante? Consejos y requisitos

¿Quién puede ser donante de sangre? ¿Qué requisitos son necesarios? Estas son dos de las preguntas más habituales que se hace alguien que desea salvar vidas con este sencillo gesto. Pueden ser donantes las personas que tengan entre 18 y 65 años (hasta los 60 en el caso de que sea la primera vez). Todos aquellos que se hayan hecho un tatuaje o un ‘pearcing’ deben esperar cuatro meses. También están excluidas las personas que han sufrido un cáncer, exceptuando los carcinomas basocelulares o los de cérvix.

Existen otros supuestos en los que una persona no podría donar. Por ejemplo si pesa menos de 50 kilos, si está tomando algún tipo de antibiótico ya que eso quiere decir que sufre alguna infección. Tampoco podrán hacerlo las mujeres embarazadas hasta seis meses después del parto o de la lactancia si la hubiera.

Cruz Roja recuerda que en España hacen falta donantes ya que son necesarias 50 donaciones por cada 1.000 habitantes y en estos momentos estamos en torno a 36,6. La ONG insiste además en que el grupo más solicitado por su carácter universal es el 0 negativo.