Casi la mitad de las bajas de vehículos que se registran en la DGT son temporales. Esta modalidad permite al titular conservar el vehículo, pero no circular con él. Cuando la situación se prolonga en el tiempo aparece la sospecha de que se trata de un “coche zombi” que continúa circulando o que ha sido desguazado de forma irregular.

Solicitar la baja temporal de un vehículo es un trámite sencillo y de tasa única (8,5 euros) que se realiza principalmente por tres motivos:

  • Robo del vehículo (la presentación de una denuncia ya implica la baja automática).
  • Entrega del vehículo para su compraventa.
  • Motivos personales (no se va a usar el coche durante un tiempo).

Al contrario de lo que sucede con las bajas definitivas, la baja temporal no implica llevar el vehículo al desguace y deshacerse de él. Simplemente supone sacarlo de la circulación durante una temporada (sin límite) y obliga al propietario a guardarlo en un espacio privado (no puede quedarse estacionado en la calle).

Un vehículo que ha sido dado de baja temporal pero no cumple con estos requisitos y se usa de forma irregular pasa a convertirse en un “coche zombi”.

¿Qué problema presentan los “coches zombis”?

La DGT tiene registrados más de 400.000 vehículos en baja temporal desde hace más de cinco años. Este largo período fuera de circulación hace sospechar que los propietarios están empleando la fórmula del “coche zombi” para no cumplir con ciertas obligaciones:

  • Quedan exentos de pagar el impuesto de circulación, pero siguen utilizando el vehículo de forma ilegal.
  • Venden el coche por piezas en el mercado negro y sin aplicar las tasas ecológicas correspondientes.
  • Realizan una transacción fraudulenta, incluso una exportación a otro país, desatendiendo la normativa vigente.

Medidas de la DGT para identifica “coches zombis”

Desde finales de 2019 y como consecuencia de un notable incremento de las bajas temporales (del 5 % en 2004 a casi el 50 % de las bajas totales), la DGT envía cartas informativas a los titulares de estos vehículos para advertirles de las consecuencias de tener un “coche zombi”.

Mientras se trabaja en la elaboración de un Reglamento de Vehículos que recoja de forma más extendida las implicaciones de una baja temporal, Tráfico insta a los titulares de vehículos en desuso a que tramiten la baja definitiva y contribuya a la eliminación de residuos empleando los canales adecuados.