Poco a poco estamos venciendo al virus, aunque no se puede bajar la guardia. Es el momento de ser más responsables que nunca para recuperar la normalidad, te contamos cómo usar el coche en cada fase de la desescalada.

Los coches serán la elección más común para realizar cualquier tipo de desplazamiento, por eso su presencia en las calles será cada vez mayor. Sin embargo, el plan de desescalada elaborado por el Gobierno establece unas pautas concretas relacionadas con los vehículos. ¿Cómo usar el coche en cada fase? ¿Cuántas personas pueden viajar en él? ¿En qué ámbito territorial me puedo mover? Vamos a responder a todas estas preguntas para salir de dudas.

No podemos olvidar que venimos de una cuarentena donde estaba permitido el uso del vehículo para desplazarse al trabajo; acudir al supermercado, a la farmacia o al banco; ir al médico; o por una causa de fuerza mayor. La desescalada trae ahora un nuevo escenario cuya evolución estará condicionada a que no se produzca ningún rebrote de la enfermedad.

Así será el uso del vehículo en las cuatro fases de la desescalada

El Gobierno de España ha establecido cuatro fases de desescalada en las que se podrá hacer un uso específico del vehículo en base a una serie de patrones. En ningún momento tenemos que olvidar que nuestro coche debe estar a punto y con el seguro en vigor.

Fase 0. Arrancó el 4 de mayo en todo el país. Durante este periodo es posible utilizar el vehículo en todos los casos que ya estaban permitidos en la cuarentena. Además se le suma la posibilidad de acudir a los negocios que han abierto sus puertas bajo cita previa: peluquerías, restaurantes que sirven comida para llevar, clínicas dentales… Asimismo se abre la puerta a emplearlo para desplazarse a un huerto familiar. Aunque en esta fase el confinamiento se relaja gracias a la oportunidad de hacer deporte y dar paseos, en ningún caso se puede disponer del coche para este fin. En cuanto a número de personas que pueden viajar en un mismo coche, éste podrá ir lleno siempre que lo ocupantes residan en el mismo domicilio. Si no es así, solo se ocupará una plaza por fila siempre que estén cruzados y usen mascarilla de forma obligatoria.

Fase 1. Las provincias que cumplan los requisitos epidemiológicos, económicos, sociales y de movilidad establecidos por el Gobierno podrán entrar en esta fase a partir del 11 de mayo. Aunque los usos concretos del coche en esta y las siguientes fases deberán ser matizados por diferentes órdenes ministeriales, hay algunas cosas que ya tenemos claras. Abrirán negocios como algunos alojamientos turísticos, pequeños comercios, algunos mercadillos y lugares de culto. También volverá la celebración de pequeños congresos y seminarios y actos culturales al aire libre. Todo hace indicar que el uso del coche se ampliará para acudir a estos puntos. En cuanto a la ocupación de los vehículos, se mantendrán las condiciones de la fase 0.

Fase 2. El uso del vehículo se amplia de la misma forma que se eliminan algunas restricciones impuestas en las fases anteriores. Por ejemplo, será posible reunirnos con familiares y amigos, e incluso acudir a segundas residencias siempre que estén en la misma provincia que la primera. También se abrirán algunos centros educativos, áreas comerciales, además de cines y teatros. El coche se usará por tanto de una forma más abierta para acudir a estos lugares, además de para realizar caza y pesca deportiva. Eso sí, el límite será la provincia en la que residamos.

Fase 3. Será el último paso antes de alcanzar la ‘nueva normalidad’. Las empresas que tenían a sus empleados trabajando desde casa podrán recuperar la actividad normal y será posible realizar actividades de ocio como, por ejemplo, ir a la playa. De esta forma, el coche ya se podrá usar casi sin restricciones e incluso será posible desplazarse a otras provincias que también hayan alcanzado la fase 3.

En Pelayo trabajamos para tu tranquilidad, conoce todas las ventajas y coberturas de nuestros seguros de coche.