Las pegatinas ambientales de la Dirección General de Tráfico (DGT) entraron en vigor en 2016 para clasificar a los turismos, furgonetas ligeras, vehículos de más de 8 plazas y de transporte de mercancías en función de sus emisiones al medio ambiente. Es un distintivo muy importante para los vehículos y estamos familiarizados con él.  

En la actualidad existen cuatro tipos de distintivos: 0 Emisiones, ECO, C y B. Pero estas categorías van a cambiar previsiblemente en junio de 2021. Aunque la medida no tendrá carácter retroactivo y, por lo tanto, no afectará a los que ya tienen su pegatina y sí se aplicará a los que la obtengan por primera vez. El objetivo es acercarse más a la realidad de la automoción en España, ya que la actual clasificación agrupa bajo un mismo distintivo a vehículos muy diversos. 

Las pegatinas de las DGT se han convertido en una especie de ‘carné de identidad ambiental’ de los vehículos, carné te recordamos se puede llevar en el propio móvil. Los más respetuosos con el medio ambiente gozan de una serie de beneficios como el acceso al centro de las grandes ciudades o un impuesto de circulación más reducido, mientras que los vehículos de gasolina matriculados antes de enero de 2001 y los diésel anteriores a 2006 ni tan siquiera pueden llevar ninguna de las cuatro etiquetas. 

¿Cómo serán las nuevas pegatinas de la DGT?  

Aunque la reforma normativa está todavía en fase de estudio, ya se conocen algunos detalles de cómo serán las nuevas pegatinas de la DGT. En primer lugar se quiere acabar con la contradicción que supone que un vehículo híbrido enchufable luzca la etiqueta 0 Emisiones, pero al mismo tiempo pueda estar produciendo emisiones contaminantes en una ciudad. Esto sucede si, por ejemplo, la carga de la batería eléctrica se ha agotado, y tiene que recurrir al motor de combustión. 

Lo que parece claro es que la DGT va a introducir un nuevo escalón en su clasificación. Actualmente la etiqueta C agrupa, por ejemplo, a un vehículo gasolina matriculado en 2006 y a otro que usa ese mismo carburante, pero matriculado en 2020. Sin embargo, el grado de contaminación de uno y otro es diametralmente diferente. Con la introducción de la pegatina D se quiere agrupar bajo este paraguas a los coches con motores diésel y gasolina de última generación. También lucirían esta pegatina los vehículos que ahora tienen las etiquetas 0 Emisiones o ECO, pero que al ser híbridos enchufables, poseen un motor de combustión capaz de contaminar. De esta forma los dos distintivos más respetuosos con el medio ambiente se reservarían únicamente para los vehículos eléctricos cien por cien.