Cuanto más se usa algo, más opciones hay de que se pueda averiar. ¿Qué hacemos si hay un incidente en el hogar? ¿Podemos llamar al seguro y que un técnico repare una avería con total normalidad?

El estado de alarma decretado por la pandemia del coronavirus ha dibujado un escenario desconocido. A medida que hemos asumido esta nueva situación las dudas se han sucedido. Si muchos negocios no pueden seguir realizando su actividad y los movimientos están limitados, una pregunta muy repetida es si un técnico puede venir a nuestra casa a solucionar una avería de urgencia. La respuesta es que sí. Tu póliza del seguro de hogar no está en cuarentena y la compañía sigue respondiendo ante contratiempos inaplazables que afecten a suministros básicos de la vivienda.

¿Qué tipo de averías se siguen reparando durante el confinamiento?

Nada más decretarse el estado de alarma, la patronal que agrupa a las compañías aseguradoras de España, Unespa, comunicó al Gobierno la lista de actuaciones prioritarias que debe cubrir cualquier seguro de hogar. Entre ellas se encuentra la avería de cualquier electrodoméstico del domicilio como la lavadora, la vitrocerámica o el horno. También se incluye la rotura de un cristal exterior de la vivienda y averías en el suministro de agua potable, la caldera, en un sanitario e incluso la televisión. Asimismo, un problema en la cerradura que impida cerrar con normalidad la puerta de la casa también se considera una actuación prioritaria. Como también una caída del servicio de telefonía e internet y cualquier daño o desperfecto relacionado con la estructura del inmueble que pueda poner en riesgo la seguridad de sus moradores.

Cuando no estemos ante actuaciones que se cataloguen como urgentes, la compañía aseguradora seguirá respondiendo como es lógico, pero emplazará al cliente a cuando se levante el estado de alarma y ese tipo de arreglos se puedan realizar con total normalidad.

Aunque durante el primer mes del estado de alarma las averías urgentes en los hogares españoles crecieron, lo cierto es que los clientes han sido los primeros que evitan ponerse en contacto con su compañía cuando no se trata de un problema grave. Por otro lado, todos los asegurados deben tener la tranquilidad de que la persona que se desplace a su domicilio para solucionar la avería lo hará equipada con las medidas de seguridad fundamentales que eviten cualquier situación de riesgo y un posible contagio.

Este tipo de actuaciones urgentes no solo se limitan al hogar, también a las áreas comunes de nuestro edificio. Hablamos, por ejemplo, de problemas como un ascensor bloqueado, una puerta del garaje que no se consigue abrir o una avería en la caldera que impide tener suministro de agua caliente.