La cuarentena por la crisis del coronavirus ha cambiado por completo nuestra rutina y costumbres. Aquí te traemos algunas ideas de actividades para pasar tiempo en casa.

La mayoría del ocio estaba fuera. Viajar, cenar fuera, ir al cine o al teatro, asistir a un concierto o a un partido de fútbol…. Todo lo que antes hacíamos en la calle tiene un único escenario posible: nuestra casa. Ante este cambio de paradigma hay dos opciones: resignarse y esperar a que todo pase o aprovechar para realizar actividades en este tiempo. Cuántas veces hemos dicho eso de, “cuando tenga un rato de tranquilidad en casa, tengo que hacer…”. ¡Ahora es el momento!

Cinco planes para hacer más llevadero el confinamiento

Ejercicio físico diario con ayuda. La cuarentena no implica frenar nuestra actividad física, más bien todo lo contrario. Mantener la forma nos puede ayudar en un mejor estado anímico. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda realizar 150 minutos de actividad física a la semana. ¿Cómo lo logramos? Puede ser tan simple como caminar por el pasillo de nuestra casa. Además, se recomienda no estar sentados más de 30 minutos seguidos. Asimismo, existe muchas aplicaciones móviles para realizar todo tipo de rutinas de gimnasio sin necesidad de tener ningún aparato especial y numerosos canales de YouTube con videotutoriales.

Lectura y formación. Cultivar nuestra mente. Durante la cuarentena corremos el peligro de pasar mucho tiempo delante de la televisión. Si a esto se le suma que seguimos trabajando desde casa con un ordenador, al cabo del día son demasiadas horas ante una pantalla. La lectura es una actividad que puede romper con esa rutina. Es el momento de rescatar esos libros que habían quedado guardados en la estantería y nunca encontrábamos momento para leer. También es tiempo para formarse. Recuperar antiguos manuales de un idioma que queramos aprender o perfeccionar o incluso hacer cursos de fotografía, diseño, costura, etc.

El arte de cocinar. El confinamiento ha igualado a aquellos que normalmente cocinaban en casa y a los que tenían los fogones impolutos. Los primeros lo han tenido más fácil que los segundos, pero a grandes males, grandes remedios. Cocinar es una actividad que, además de relajar, ocupa nuestro tiempo y, sobre todo, nos ayuda a comer mejor y más saludable. Hay de dejarse llevar y lanzarse a hacer recetas que jamás imaginábamos que íbamos a ser capaces de cocinar.

Aquella reparación pendiente. La ajetreada vida que llevábamos nos impedía hacer cosas tan sencillas como reparar la puerta de un armario, colgar unos cuadros que estaban guardados en un cajón o instalar el estor para una habitación que habíamos comprado años atrás. Ahora es el momento. Eso sí, cuando el arreglo se nos vaya de las manos o se produzca alguna avería que requiera la presencia de un profesional, no olvidemos que nuestro seguro del hogar puede salir al rescate

Hablar por teléfono. Hablar, socializar, mantener el contacto con los amigos y los familiares… La vida entre cuatro paredes no puede renunciar a algo tan básico y fundamental para todos nosotros. Tenemos todo el tiempo del mundo para hablar de lo humano. Es el momento de recuperar las charlas por teléfono sosegadas y relajadas que parecían haber pasado a la historia.

Podemos sorprendernos a nosotros mismos de la cantidad de actividades que es posible realizar en casa. No será igual que estar en la calle, pero todas estas actividades nos servirán para afrontar con más confianza y ánimo esta nueva situación.