Lluvias, fugas en las tuberías, roturas de grifos, electrodomésticos que funcionan de manera deficiente… El agua puede presentarse en tu casa de forma inesperada, bien como pequeñas humedades sin mayor importancia, bien como inundaciones que causen daños muy costosos no solo en tu vivienda sino en las propiedades colindantes.

Las inundaciones en casa son situaciones bastante comunes. Precisamente por este motivo, incluso los seguros de hogar más básicos ofrecen algún tipo de cobertura para este tipo de situaciones.

Resulta muy desagradable llegar a casa y encontrarse una habitación encharcada o que el vecino del piso de abajo te informe de que un escape en el bajante ha inundado su cuarto de baño. No obstante, si ya tienes contratada tu póliza lo único que debes hacer es mantener la calma, contactar con tu aseguradora y seguir unas indicaciones básicas hasta que el problema quede solventado.

Cómo actuar en caso de una inundación en casa

  • Informa a tu aseguradora de la situación y solicita asistencia profesional si es necesaria una intervención de urgencia. Recuerda que estas pólizas te ofrecen cobertura en tu hogar y responsabilidad frente a terceros.   
  • Mientras esperas a que se resuelva la incidencia, cierra la llave del agua y baja las palancas de la luz para evitar un posible cortocircuito.  
  • Sigue el curso del agua para intentar encontrar el origen del problema en el caso de que este provenga del interior de tu hogar. 
  • Toma fotografías de todas las zonas afectadas por el agua, tanto si es en tu casa como en casa de un vecino. Servirán para que el perito de la aseguradora tenga constancia de los daños causados.  
  • En casos extremos, apresúrate en salvar todas las pertenencias que consideres más importantes, intentando trasladar a lugares más altos los enseres que se puedan afectary trata de sacar el agua como puedas hasta que se presente la ayuda solicitada.