Comunicamos que durante la crisis del COVID-19 en Pelayo no aplicaremos ningún ERTE a nuestros 1.115 empleados.

Desde el comienzo y el avance de la enfermedad del coronavirus en nuestro país, Pelayo ha ido tomando medidas para garantizar la salud de todos los empleados. Nuestro objetivo siempre ha sido que el servicio prestado a los clientes siga con toda la normalidad posible ante la actual incertidumbre e informamos que no aplicaremos ningún ERTE y mantendremos los puestos de trabajo a todos nuestros empleados mientras dure el Estado de Alarma por la crisis del COVID-19.

Todos los centros de trabajo han sido cerrados y se han preparado los sistemas tecnológicos y organizativos para que el 100% de la plantilla trabaje en remoto. Además, para ofrecer el mismo nivel de calidad que de manera presencial, se ha preparado todos los servicios para que estén disponibles de manera telemática.

Pelayo ha querido dar un paso más y ha implantado un paquete de medidas para apoyar a sus Clientes en la actual situación. Una de las medidas es la eliminación de los recargos de fraccionamiento para las pymes y autónomos, la flexibilización de los medios de pago en recibos devueltos o la agilización de las indemnizaciones por siniestros, priorizando el pago de los mismos.

Además, el pago de las facturas se ha acelerado para la red de proveedores de los mismos y se ha facilitado la movilidad con autorizaciones que les permitan hacerlo con seguridad.

Pelayo no ha querido mantenerse al margen de la situación actual y, como aseguradora comprometida que siempre ha demostrado ser, ha querido garantizar el empleo de su plantilla, así como seguir ofreciendo el mejor de sus servicios, dando alternativas a sus clientes y permaneciendo cerca de ellos.

Si necesitas más información puedes ponerte en contacto con el Gabinete de Prensa Seguros Pelayo (gabineteprensa@pelayo.com).