La selección china de fútbol femenino solo ha faltado a una fase final, y lograron el billete a Francia con mucha facilidad. No en vano el fútbol femenino en China tiene un arraigo importante, siendo una de las naciones pioneras en su desarrollo.

Su dominio continental es aplastante con 8 Copas Asiáticas y aunque no tienen un trofeo mundial sí estuvieron a punto de conseguirlo en 1999, perdiendo en una agónica final contra EEUU, que se tuvo que decidir en la tanda de penaltis. Es precisamente el equipo que jugó aquella final el que inspira a la nueva generación de futbolistas. Y esta vez quieren llegar al escalón más alto, en palabras de la capitana, Wu Haiyan, ellas esperan recoger el testigo de ese equipo y convertirse ellas a su vez en inspiradoras.

Atención a:
Li Ying y Wang Shuang.

Muy peligrosa dentro del área, Li Ying es el 10 de China y una pieza clave en sólida clasificación para este mundial. Wang Shuang representa los nuevos aires en el fútbol femenino chino al convertirse en la primera jugadora del país que compite en el extranjero, la centrocampista del París Saint-Germain está acostumbrada a la exigente competición europea y a pesar de su juventud es toda una veterana de la selección con casi 90 partidos.