Sabemos de sobra que cometer infracciones al volante supone en muchas ocasiones que nos pongan una multa. Lo que quizás no sabías, es que siendo peatón también podemos ser sancionados. Cabe destacar que, en ningún caso, suponen la pérdida de puntos para aquellos que sean titulares de un carnet de conducir, pero harán que nuestra cuenta corriente se resienta.

Las cuantías de estas multas oscilan entre los 80 y los 200 euros, aunque, como veremos más adelante, hay casos en los que esta cifra puede ascender a los 1.000 euros.

Las infracciones más leves tienen una sanción de 80 euros. Dentro de estas, en primer lugar, encontramos aquellas relativas a situaciones donde el peatón transita una zona que no debería transitar. Por ejemplo, zonas reservadas a ciertos vehículos, como los carriles bici. También, obviamente, aquellas en las que está prohibido el tránsito para estos, como sucede con las autovías o en las autopistas.

Del mismo modo sucede cuando atravesamos una vía fuera de los pasos habilitados para peatones. Además, aunque no te lo creas, también puedes ser multado en un paso de peatones o en una calzada. Esto ocurre si caminas lentamente por este sin ninguna justificación.

Otra de las infracciones leves que un peatón puede cometer es cuando este, existiendo una acera, transita por la calzada. Se permite que un viandante pueda ir por el arcén o la calzada si no hay zonas peatonales, pero si lo hace fuera de poblado, deberá siempre circular por la izquierda, en el sentido contrario a los coches.

Por otro lado, no obedecer a un agente que esté regulando el tráfico y atravesar una vía cuando este no lo permita, se considera una infracción grave. Pero no solo desobedecer a un agente, también hacer lo propio con las indicaciones de un semáforo. En ambos casos, la multa es de nada más y nada menos que de 200 euros.

Aunque no es lo habitual, a veces los agentes requieren que un viandante realice un control de alcoholemia o de drogas. Esto se da cuando este ha estado implicado en algún accidente o infracción. Si el peatón se niega a realizar dicho control, se enfrenta a una sanción que puede llegar a los 1000 euros.

Como has podido observar, existen muchas infracciones que puedes cometer como viandante y que pueden suponer un gran disgusto en un momento dado. Por ello, tenlo presente la próxima vez que haya un semáforo en rojo y decidas cruzar o vayas caminando por el carril bici.