Todos los años por estas fechas son recurrentes los artículos que recuerdan la importancia de revisar el coche antes de las vacaciones. Este es uno de esos artículos, pero más sostenible porque tiene cero emisiones.

¿Qué deberías tener en cuenta antes de irte de veraneo con un coche eléctrico?

En cuanto a la revisión, buenas noticias. Un coche eléctrico tiene muchas menos piezas que uno de combustión, así que la cosa no va a ser muy extensa. Por una parte, están las cosas comunes a todos los vehículos, sean eléctricos o no: Luces, filtro de aire, líquido de frenos y pastillas, aire acondicionado y el estado de los neumáticos. Por otra las específicas de un propulsor eléctrico como son el líquido refrigerante de la batería y por precaución la posible degradación de las celdas, pero los tiempos de sustitución de estos componentes son enormes.

¿Y ya está? Pues la verdad es que sí, en un coche eléctrico no hay cambios de aceite motor, no se te rompe la correa ni hay problemas en el embrague por citar reparaciones recurrentes de un coche de combustión porque, como hemos dicho, el eléctrico tiene muchísimas menos piezas y por tanto menos elementos que revisar.  Además, componentes comunes como las pastillas de frenos tienen menos desgaste en un coche eléctrico por el freno regenerativo y un menor peso. Traducido en términos de rentabilidad, el precio por tener el coche eléctrico listo para el veraneo es ridículo comparado con los gasolina o diésel.

Pero, siempre hay un “pero”, otra cosa es el viaje. La autonomía sigue siendo el punto vulnerable de los eléctricos, y posiblemente tengas que recargar el coche al menos una vez antes de llegar a tu destino. Estamos hablando de un trayecto clásico entre el centro de España y sus costas, y eso nos lleva a otro hándicap como es la práctica inexistencia en nuestro país de puntos de recarga en ruta.  Viajar con el coche eléctrico conlleva una planificación del viaje digna de Marco Polo.

En resumen, el mantenimiento de un coche eléctrico es mucho más sencillo y económico que los de combustión, pero utilizar este tipo de vehículos para los desplazamientos veraniegos es por ahora bastante complicado. En cualquier caso, feliz verano a todos y precaución si cogéis el coche, sea cual sea.