La montaña es un paraíso en el que se puede buscar la calma, respirar la libertad o incluso encontrarte a ti mismo. Pero no siempre que subes puedes descubrir estas sensaciones.

Cuando estás ahí arriba estás expuesto a cualquier tipo de situación que puede poner en peligro tu vida. Es en esos momentos cuando está en juego todo, la figura de Fernando Rivero adquiere toda la importancia de su puesto, teniente de la Guardia Civil con más de 200 rescates a sus espaldas. La sensación de peligro siempre les sigue cada vez que salen de la base, pero su misión afronta ese miedo, ya que su objetivo es la íntima satisfacción del deber cumplido y rescatar sanos y salvos a todos aquellos que los necesitan 

En la montaña está solo, solo le acompaña su equipo y los treinta y un años de experiencia en diversos rescates, por lo que es fundamental la capacidad de afrontar situaciones de estrés sin perder el control.

La montaña te da al mismo tiempo que te puede quitar, y no se ve el momento de demostrar que la segunda opción es inviable.