Actor de día, rapero de noche. Elio Toffana nació a mediados de los 80 y se crió entre graffitis, breakers bailando en la calle y MC´s. Empezó a ir al psicólogo y este le aconsejó que escribiese todo lo que pasaba por su cabeza. Fue entonces cuando decidió transformar sus pensamientos en música.

Como él mismo asegura, detrás de sus letras hay esperanza, una intención de avanzar, sueños para ser un poco mejor… Y todo ello con un toque nostálgico. Le interesa el arte que formula preguntas, no el que ofrece respuestas. Sabe que a la gente no le gusta cuando le ponen un espejo delante y les enseñas lo que tienen dentro, porque les duele, una forma de eliminar lo superficial y transmitir toda la verdad.

Entiende la música como una solución a los problemas de los jóvenes, la integración, los problemas de la calle. La cultura y la educación se pueden utilizar como herramientas para solucionar estos problemas.