Cualquier fenómeno meteorológico extremo supone un alto riesgo durante la conducción. Ante condiciones climatológicas adversas, lo mejor es evitar coger el coche. Cuando esto no resulte posible habrá que extremar las precauciones para evitar situaciones tan peligrosas como el efecto pantalla.  

En los días de mucho viento las maniobras que realizamos al volante se ven comprometidas, especialmente en la salida de los túneles, tras adelantar un vehículo de grandes dimensiones o al sobrepasar un muro o edificio. Es consecuencia del denominado “efecto pantalla”, un fenómeno físico que se puede contrarrestar con un correcto manejo de la situación.  

El efecto pantalla no es sino el empuje inferido por la potencia del viento y la consecuente modificación de la trayectoria del vehículo. En el caso de los adelantamientos a camiones es especialmente peligroso, ya que puede suponer la atracción entre vehículos en el momento en que el viento deja de empujar, es decir, durante el rebasamiento y provocar un siniestro. 

¿Cómo evitar el efecto pantalla mientras conducimos? 

  • En los días de mucho viento, evitar los adelantamientos que no sean estrictamente necesarios y estar prevenidos para el efecto pantalla en el caso de que finalmente se vaya a adelantar.  
  • Sujetar el volante con firmeza evitando en todo momento los movimientos bruscos que solo conseguirán empeorar la situación.  
  • Comprobar la dirección del viento para saber desde qué ángulo afecta a la dirección del vehículo y cómo habrá que corregirla. Basta con fijarse en la vegetación o las mangas de viento instaladas en la vía.  
  • Tras sobrepasar un coche o construcción voluminosa y a la salida de los túneles, mantener una suave presión del volante contra la dirección en la que sopla el viento 

El efecto pantalla no solo se puede controlar sino que se puede minimizar. Para garantizar la máxima estabilidad de los vehículos durante la conducción con lluvia o viento, hay que evitar el equipaje voluminoso dentro y fuera del coche, optar por los baúles cerrados moderando la velocidad.