Tradicionalmente los seguros de vida se han visto vinculados a los hombres, pero esta tendencia está cambiando ya que cada vez son más las mujeres que contratan este tipo de productos.

Atrás queda esa concepción de rol masculino como principal fuente de ingresos del hogar. Afortunadamente, los tiempos están cambiando y hace décadas que las mujeres se han incorporado con fuerza al mercado laboral.

¿Qué supone esto? Además de las ventajas evidentes, la reducción en la brecha de género, las mujeres tienen cada vez más poder adquisitivo y toman decisiones financieras más importantes.

Según los últimos datos de 2018, se ha producido un aumento en los seguros de vida contratados por mujeres que se sitúan ya en una media del 44% (con una edad en torno a los 38 años), mientras que los hombres representan el 56% de los asegurados.

¿Qué aseguran más hombres y mujeres?

La tendencia nos dice que mientras los hombres optan más por seguros de vehículos o de viajes, ellas tienden más a la protección familiar o sanitaria. Esto significa que las mujeres no solo contratan cada vez más seguros de vida, sino que también tienen necesidades más específicas.

La situación de las mujeres con respecto a hace algunas décadas ha cambiado, cada vez influyen más en la economía familiar debido a la incorporación laboral y si les ocurre algo, su impacto es mayor.

Este cambio en su estilo de vida hace que la mujer de hoy en día tenga necesidades nuevas que los seguros de vida deben cubrir para adaptarse a sus demandas actuales.

Con relación a este tema, animamos a nuestros lectores a prestar atención al blog de Pelayo porque pronto habrá novedades en este sentido…