Contraer un préstamo hipotecario es una de las decisiones más importantes que tomamos en la vida y, por eso, también es importante conocer cuáles son las prestaciones que ofrece el seguro de vida relacionadas con la hipoteca.

Normalmente, la persona que se hace un seguro de vida suele hacerlo porque tiene personas que, de alguna manera, dependen de ella. La preocupación sobre qué ocurriría si esta persona falleciese, sobre todo de forma temprana o inesperada, y cómo ésta puede suponer una pérdida patrimonial son el principal motivo de contratación de este tipo de seguros ya que entre los principales inconvenientes se encuentra la imposibilidad de pago de préstamos que tengan una garantía hipotecaria.

¿Qué riesgos pueden afectarte de una forma negativa?

La vida está llena de riesgos y muchos de ellos los tenemos en mente gran parte del tiempo pero son aquellos más inesperados los que suelen resultar más dañinos para nosotros y nuestro entorno. Algunos de estos riesgos pueden afectar de forma muy negativa, arruinando al afectado. Es el caso de los riesgos asociados a la suscripción de préstamos con una duración muy larga, como lo son los de garantía hipotecaria. Por eso conviene recordar que los seguros de vida relacionados con hipotecas cubren el fallecimiento de personas y las deudas pendientes que éstas puedan dejar.

Normalmente, un préstamo hipotecario suele ser el mayor endeudamiento de una persona a lo largo de su vida y, según diversos informes, los españoles mayoritariamente suelen adquirir su vivienda mediante un préstamo cuya garantía principal es el propio inmueble adquirido. Este préstamo hipotecario, la vivienda unifamiliar, suele ser la pieza clave de una familia durante décadas.

Esta apuesta vital se suele hacer en edades tempranas ya que el cálculo de los años de pago y la lógica esperanza de supervivencia suponen un elemento fundamental en la elección de esta hipoteca.

¿Cómo es un seguro de vida vinculado a la hipoteca?

Estos seguros están pensados para solventar el quebranto patrimonial inesperado que podría suponer un fallecimiento o una invalidez ocurridos de forma repentina e inesperada. De este modo, el seguro de vida asume ese desembolso, a menudo total, de las cuotas del préstamo que hayan quedado pendientes de pago. Es decir, supone la amortización del capital pendiente. De esta forma no solo se protege el patrimonio de la persona contratante, sino también el de su familia así como su bienestar económico impidiendo, de este modo, que se vean gravemente afectados.

Según diversos estudios 6.500 familias (aseguradas y no aseguradas) se ven afectadas cada año por el fallecimiento prematuro o inesperado de la persona o personas responsables del pago de estas cuotas hipotecarias. De los 18,6 millones de viviendas de nuestro país, sobre un 5,2% de ellas pesa un préstamo hipotecario. Este dato demuestra la importancia de la adquisición de un seguro de vida relacionado con la hipoteca.

Si bien es cierto que la constitución de préstamos hipotecarios suele ser contraída por personas en una edad donde un fallecimiento repentino no suele ser una contingencia común, conviene destacar la importancia en materia de protección en este sentido.

Esperamos que este artículo haya despertado tu interés en los seguros de vida relacionados con la hipoteca y la tranquilidad de tu familia si estás pensando en adquirir un préstamo hipotecario.