¿Nunca has pensado en qué pasaría si te abdujera un extraterrestre? ¿O si rompes un espejo y te toca lidiar con 100 años de mala suerte? Como con un seguro de salud corriente, puedes garantizar tu tranquilidad ante este tipo de imprevistos con un seguro anti fenómenos paranormales. Y no es broma.

Terry Meggs era propietario del pub Royal Falcon Hotel, uno de los bares más antiguos de Londres y que además, casualmente, se encuentra ubicado cerca de un cementerio abandonado. Con este contexto no resulta del todo sorprendente que el pub contase con un cliente un tanto particular: un fantasma. Al dueño del negocio le preocupaba, y con cierta razón, que este pudiera causar algún daño físico a sus otros clientes vivos.

Tras presenciar una serie de episodios extraños y, a falta de una compañía de cazafantasmas por la zona, Meggs decidió informarse y ver si existía un seguro anti fenómenos paranormales. “Los residentes locales saben que este sitio siempre ha estado encantado. Yo mismo nunca había creído en fantasmas hasta que llegué aquí», explicaba el restaurador. Su esposa, incluso, afirmó: “El fantasma nunca ha hecho daño a nadie pero a veces toca a los parroquianos o les sopla en los oídos”.

La firma a la que acudió el propietario no se dedica a atrapar espectros como Bill Murray en la película Cazafantasmas, pero sí que ofrece la posibilidad de adquirir seguros contra ellos y cualquier otro fenómeno de ultratumba. Por una póliza de 700 euros anuales, se compromete a pagar hasta 1,4 millones si algún cliente o miembro del personal muere o queda incapacitado por causa de algún fenómeno anormal en el edificio. La póliza, de nombre Spooksafe, ofrece cobertura sobrenatural total: además de fantasmas, también contempla la posibilidad de un encuentro con extraterrestres o las consecuencias de convertirse en un vampiro u hombre lobo. Situaciones de cine, vaya.

Y, para los escépticos, ya se han pagado indemnizaciones en el pasado por causas de este tipo: hace varios años se entregaron cerca de 140.000 euros, después de que los peritos llegaran a la conclusión de que un fantasma había sido el responsable de la muerte de una mujer que se cayó por el hueco de las escaleras de su casa, en Estados Unidos.

Visto este caso, Terry Meggs estará encantado de no tener que cobrar su póliza… Aunque más le valdría, por si las moscas, contratar un buen seguro de vida con Pelayo.