Los temidos apagones o cortes de luz se suelen producir en los momentos más inoportunos. Cuando nos hemos ido de vacaciones, cuando estamos viendo nuestra película favorita o cuando estamos preparando la cena. Ya no es cuestión de encender una vela y esperar a que el suministro se recupere como se hacía antaño. Nuestro primer cometido es detectar de dónde procede ese corte, si lo podemos solucionar nosotros mismos o si se ha producido una avería que obligue a comunicarlo al seguro del hogar.   

Aunque actualmente ya no se producen tantos cortes de luz como hace, por ejemplo, un par de décadas, nadie está exento de sufrirlos. Si hacemos un buen diagnóstico del problema, lo normal es que la luz ‘se haga’ en cuestión de minutos. Eso no impide que tengamos presentes todos los escenarios posibles, incluso los que nos obliguen a estar sin suministro eléctrico durante mucho más tiempo del esperado. 

Cómo reaccionar paso a paso ante un corte de luz  

¿De dónde procede? Hacer el diagnóstico del corte de luz es un proceso fácil que no nos llevará más de unos minutos. Es muy probable que el fallo se localice en el diferencial si además en ese momento tenemos varios aparatos conectados a la vez. En ese caso hay que levantar la palanca y programarse mejor para no hacer coincidir el funcionamiento de varios electrodomésticos al mismo tiempo. Si la palanca está en su sitio, la avería puede estar en el edificio o incluso en toda la calle. Para comprobarlo simplemente hay que preguntar a cualquier vecino o salir al exterior y comprobar si el resto de viviendas han sufrido el apagón. Si es así, lo más rápido es ponerse en contacto con la compañía eléctrica, que informará sobre el motivo de la avería y una hora aproximada en la que se recuperará el suministro. 

¿Qué hacer si no ha saltado el diferencial ni tampoco es un corte general? En ese caso estaríamos ante una posible avería en la vivienda, bien sea de un determinado aparato o de un enchufe, por ejemplo. En esos casos es fundamental ponerse en contacto con el seguro de hogar para que mande un electricista que se ocupe del problema. 

¿Qué hago si el corte ha provocado daños? El corte de luz prolongado puede provocar daños irreparables, especialmente en lo que se refiere a alimentos congelados. La póliza del seguro puede contemplar este tipo de pérdidas en alimentos refrigerados cuando, por ejemplo, la pérdida del suministro sea superior a las seis horas.