Hernán Zin, reportero de guerra, una historia diferente

SI NO SIENTES, NO VAYAS A UNA ZONA DE CONFLICTO, NO CONTARÍAS BIEN LA HISTORIA. 

Hernán Zin, cronista de guerra: “Si no sientes, no vayas a una zona de conflicto, no contarías bien la historia”.

Las imágenes de conflictos armados consiguen ponernos los pelos de punta, asistimos al horror de la guerra, al sufrimiento de las víctimas, a la desesperación de los desplazados…

Las nuevas tecnologías han contribuido a que asistamos en directo a las guerras por muy remotas que sean y que comenzó con la cobertura de los bombardeos en la primera Guerra del Golfo. Sin embargo, hay algo que no ha cambiado: los reporteros de guerra siguen narrándonos estos horrores a pie de campo.

Muchas veces nos olvidamos que los reporteros en una zona de guerra tienen que asistir a todo tipo de atrocidades, precisamente porque su trabajo es informar de ellas. Ellos no son diferentes a nosotros, son personas y estas situaciones extremas también les afectan. Al igual que un soldado, el estrés postraumático es algo recurrente en estos reporteros.

Al bonaerense Hernán Zin, cronista y documentalista en zonas de conflicto, le ocurrió tras cubrir la guerra en Afganistán. Por eso decidió contar en el documental “Morir para Contar” el infierno que sufren muchos de estos reporteros, entre pesadillas y medicaciones contra la depresión.

Como parte de nuestras #HistoriasDiferentes ahora Hernán Zin se pone delante de la cámara y nos cuenta sus reflexiones en primera persona.