En cuestión de meses el concepto que teníamos de casa del futuro ha sufrido una profunda variación. El tiempo en nuestros hogares lo ha convertido en algo prioritario con nuevos necesidades y cambios.

No solo hablamos de la necesidad de contar con una terraza que haga más llevadero un posible confinamiento. El futuro de las casas se escribe en clave de tecnología y seguridad. Un rediseño que permita una mayor higiene cuando regresamos de la calle pero también tendrán más protagonismo las viviendas versátiles en las que se pueda habilitar en cuestión de minutos un espacio de trabajo luminoso, por ejemplo. Si al margen de sus funciones clásicas, las casas tienen que ejercer de oficina, colegio, gimnasio o espacio de juegos, no queda más remedio que darle una vuelta a todos los conceptos que habíamos asumido hasta el momento.

Cambios en las casas del futuro por la crisis del coronavirus

Uno de los aspectos fundamentales de las viviendas en esta nueva normalidad será la seguridad. Debemos distintos seguros de hogar y ver siempre el que más se adapta a las necesidades específicas de nuestra vivienda.

La pandemia de la COVID-19 ha cambiado por completo el papel de las terrazas. Hasta la fecha muchas personas que carecían de ellas no las habían echado de menos. Incluso en algunos casos se había tomado la decisión de cerrarlas para convertirlas en una habitación más de la casa. Los balcones fueron el único contacto con el exterior durante el confinamiento y ahora están adquiriendo una mayor relevancia.

Al margen del mayor protagonismo de las terrazas, el coronavirus también ha impulsado cambios en la distribución de la casa. Todo con el objetivo de reforzar la seguridad y la higiene, no solo para luchar contra el virus, sino contra otras fuentes de contaminación externa. Las casas del futuro apostarán por la presencia de un baño en el vestíbulo para que todo aquel que entre, pase por él para asearse. También habrá un espacio para colocar los zapatos, aunque los expertos han aclarado que el calzado no es una fuente de contagio del coronavirus.

Si el teletrabajo va a adquirir un papel más relevante, es imprescindible que las viviendas del futuro lo tengan en cuenta. Si no hay espacio para habilitar una habitación como despacho, es necesario apostar por la versatilidad. Paneles, puertas correderas y tabiques móviles son algunas de las soluciones para convertir la cocina o el dormitorio en una oficina.

No todo en este reto es trabajo de los arquitectos. La decoración de la casa jugará un papel fundamental para lograr espacios más acogedores y confortables. Todo con el objetivo de hacer de nuestra vivienda un lugar más habitable.