Hasta el 5 % de los accidentes de tráfico con víctimas están relacionados con los síntomas de las alergias. Entre los meses de marzo y septiembre se registra la mayor concentración de pólenes en el aire. Si tienes especial sensibilidad a estos alérgenos, aumenta las precauciones al ponerte al volante.  

Las alergias primaverales no solo están en el origen de ciertas enfermedades respiratorias, sino que son la causa de algunos de los accidentes de tráfico que se producen durante la primavera. Un simple estornudo puede hacer que reduzcas la atención en la carretera durante el tiempo suficiente como para tener algún percance. 

Conducir con alergia puede afectar a tus capacidades de concentración y a la rapidez de tu respuesta frente a situaciones inesperadas. El lagrimeo, el picor en los ojos, las secreciones nasales y la somnolencia que provocan muchos de los fármacos destinados a tratar estos síntomas incrementan el riesgo en carretera y deben ser tenidos en cuenta durante la conducción 

Conducir con alergia: consejos de seguridad 

En presencia de síntomas de alergia exacerbada, lo más recomendable es no conducir. Si no puedes prescindir del coche durante los episodios más acentuados o te medicas para tenerlos bajo control, ten en cuenta estos consejos para conducir con alergia de la forma más segura: 

  • Viaja con las ventanillas cerradas para limitar el acceso del polen al interior del vehículo. En la medida de lo posible, ajusta tus viajes a las condiciones del aire, teniendo en cuenta que en las primeras horas del día es cuando más polen se acumula en el ambiente.  
  • Consigue la temperatura adecuada recurriendo al climatizador del coche y a la función de recirculación que bloquea la entrada de aire desde el exterior.  
  • El sol incrementa algunos de los síntomas comunes de la alergia como el lagrimeo o el picor de los ojos. Protégete con unas gafas de lentes homologadas si tienes que conducir.  
  • Incrementa la limpieza del vehículo. Aspira el suelo y los asientos con mayor asiduidad para evitar la acumulación de polvo, polen y otros agentes alérgenos. Esto también implica la limpieza sustitución del filtro del habitáculo.  
  • Considera cuáles son los efectos secundarios de la medicación que tomas para controlar los síntomas de la alergia y valorar cómo te afectan. Los antihistamínicos de primera generación suelen provocar somnolencia, uno de los principales peligros de conducir con alergia.  

Si aún así tienes algún percance, en Pelayo te ayudamos a solucionarlo sea lo que sea.