Si en los últimos años habían adquirido cada vez más protagonismo, la epidemia de la COVID-19 ha puesto de moda las autocaravanas y las furgonetas camper.

Nuestra casa ha sido el mejor refugio durante las semanas más duras de la pandemia. Era el lugar que nos proporcionaba mayor seguridad y tranquilidad. La ‘nueva normalidad’ permite los desplazamientos para disfrutar de las vacaciones, muchos prefieren llevar su casa a cuestas a la playa o a la montaña. Y no estamos hablando de llenar el maletero del coche con todos nuestros enseres, sino de literalmente viajar con el hogar al completo.

El auge del denominado ‘caravaning’ no es algo nuevo. Ya en 2019 se incrementó la matriculación de autocaravanas en España un 19% con respecto al año anterior. La pandemia del coronavirus frenó en seco esa evolución, pero tras la ‘tormenta’, el sector afronta con más optimismo el nuevo escenario. Muchas personas que jamás se habían planteado viajar en autocaravana ya han alquilado una para este verano. Otras se anticiparon y optaron por esta opción para comenzar a recorrer sus respectivas provincias durante la fase 2 de la desescalada. Y no solo estamos hablando de autocaravanas, que es la opción preferida por familias y un público adulto. De forma paralela se está viviendo un repunte por el alquiler de las furgonetas camper, una alternativa más económica que cautiva a parejas jóvenes y personas que viajan solas.

Ventajas de viajar en autocaravana en tiempos de la COVID-19

Los aficionados a viajar en autocaravana ya tenían claras sus ventajas. Por un lado, la libertad que otorga planificar el viaje sobre la marcha sin tener que estar preocupado de reservar un hotel o un apartamento y de si habrá disponibilidad o no. Este tipo de vehículos brinda la oportunidad de pernoctar en lugares habilitados y acampar en espacios totalmente preparados y con toda clase de servicios como son los campings. La tecnología se ha convertido en una aliada de los autocaravanistas, ya que existen numerosas aplicaciones con mapas que muestran los lugares donde es posible hacer un alto en el camino con total seguridad.

Esa anhelada sensación de sentirse como en casa cuando se viaja se hace realidad con esta práctica. En función del tamaño del vehículo, es posible llevar todo lo necesario y un poco más. Y todo ello con una mayor sensación de hogar y familiaridad. Las autocaravanas también lo ponen fácil para transportar, por ejemplo, las bicicletas o las tablas de surf.

Pero a todo esto hay que sumarle las medidas de seguridad e higiene que se encuentran en esta alternativa y que en tiempos del coronavirus adquieren un mayor protagonismo. Si comentábamos que el hogar se había convertido en el espacio más seguro, la autocaravana no deja de ser una casa sobre ruedas. Todo lo que está en su interior es nuestro y solo será utilizado por nosotros. Nadie más entrará. Asimismo, cuenta con estancias separadas y en los estacionamientos habilitados para autocaravanas y en los campings se aplica a rajatabla la distancia de seguridad.

Cierto es que no hablamos de vehículos baratos si además le sumamos un seguro de coche con una póliza más elevada, pero la realidad es que cada vez conquistan a más viajeros y la mayoría de los que se inician en el ‘caravaning’, repiten.