“La idea de ser decapitado frente a una cámara por el estado islámico me acompañó los 299 días de secuestro.”

Todos hemos podido ver esos terribles vídeos propagandísticos del ISIS en el que aparecían dos personas: una arrodillada con vestimenta de color naranja y, en pie junto a él, otra de riguroso negro con la cara tapada y un cuchillo en la mano a punto de ejecutarle.

Antonio Pampliega, afortunadamente, no corrió la suerte que otros compañeros periodistas, gracias a eso ha podido reflejar la angustia y la incertidumbre de casi 300 días soportando torturas y vejaciones en un libro que se ha convertido en ayuda para gente que pasa por momentos muy complicados.

Las reflexiones de un periodista especializado en zonas de conflictos como Irak, Líbano, Afganistán o Siria y que ahora dedica sus esfuerzos a dar visibilidad a las injusticias sociales en todo el mundo. Por eso forma parte de nuestras #HistoriasDiferentes.