El próximo 16 de septiembre, 5 mujeres, supervivientes de un cáncer de mama, comenzarán una nueva edición del Reto Pelayo Vida, esta vez en los andes bolivianos. Su misión, una vez más, lanzar un mensaje de lucha y superación para todas las mujeres que están luchando contra esa enfermedad.

El primer reto tuvo lugar en septiembre de 2015, cuando cinco mujeres subían al Kilimanjaro, la montaña más alta del continente africano. En las ediciones posteriores otras tantas cruzaban el Atlántico a vela, el Ártico a pie y subían el Annapurna en bicicleta. Mujeres realizando un esfuerzo mayúsculo para dar un mensaje optimista: Todo es posible si luchas por ello.

Las 5 integrantes del Reto Pelayo de este año han sido seleccionadas de entre 282 mujeres de 11 países, superando entrevistas y pruebas físicas. Su destino, Bolivia, uno de los países más altos del mundo donde realizarán una travesía de 100 km en bicicleta por el desierto de sal más grande del mundo, El Salar de Uyuni. Pero solo será el primer plato antes de escalar los 6542m del Nevado Sajama, el décimo volcán más alto del planeta.

Este reto, sin duda uno de los más duros, está dirigido por Rosa Fernández, la única española en escalar las cumbres más altas en los 5 continentes, también superviviente de un cáncer de mama e integrante del primer Reto Pelayo Vida, el 2015, en el Kilimanjaro. La expedición contará con un apoyo logístico de 30 personas entre guías, equipo de grabación, transportistas, cocineros…

La misión de estas 5 mujeres va más allá de su historia de superación, de continua lucha contra el cáncer. Representan a todas esas mujeres que luchan día tras día contra esta enfermedad y son un ejemplo de que hay vida después del cáncer, incluso más que antes. Este reto no va solo por ellas, va por todas.

A por el Reto, chicas.