En muchas ocasiones las mascotas se quedan solas en casa, ya sea por un viaje exprés o por largas jornadas laborales. ¡Aprende esta serie de consejos con tu mascota!

El confinamiento en casa durante semanas fue todo un reto. Mental y físico. Mucho más fácil ha sido volver a tomar el pulso a nuestras vidas, aunque sea dentro de lo que se ha dado en llamar ‘nueva normalidad’. Sin embargo, no todos en casa han recibido tan bien el regreso a las rutinas previas a la pandemia. Hablamos de las mascotas. Ellas llevaron bastante mejor el confinamiento porque estuvieron siempre en compañía de sus dueños, ya fuera en casa o durante los paseos permitidos. Pero ahora, de repente, vuelven los momentos de estar solos en casa y se les presta menos atención. Un verdadero ‘shock’ para el que conviene seguir estas recomendaciones.

Consejos para que las mascotas asimilen la vuelta a la normalidad

Estrés por separación. Este es el concepto que los veterinarios han acuñado para definir la situación a la que se enfrentan las mascotas tras el confinamiento. Angustia, miedo y tristeza que se visualiza en ladridos, llantos y rabia. Esta última puede acabar provocando más de un disgusto si la mascota la canaliza dañando elementos de la vivienda. Por este motivo es fundamental contar con un seguro de animales domésticos y así cubrirse las espaldas ante este tipo de contingencias.

Hay que seguir una serie de consejos que ayudan a paliar los efectos de este profundo cambio. En el caso de los perros, es fundamental reducir sus momentos de soledad. Si es complicado por motivos de trabajo o de ocio, es conveniente ponerse de acuerdo con familiares y amigos para que se encarguen de dar pequeños paseos por la calle.

Es inevitable que el perro se tenga que quedar solo, pero el error es hacerlo de golpe. Un buen consejo es realizarlo de forma paulatina. Es decir, comenzar por dejarlo solo en una estancia de la vivienda durante un cuarto de hora y ver cómo reacciona. En este sentido es muy positivo marcar una rutina en lo que se refiere a los paseos, alimentación, descanso, juegos… De esta forma el perro aceptará mejor los periodos en los que el dueño no esté junto a él.

Al igual que ocurre con los humanos, los perros sobrellevan mejor la soledad si están entretenidos. Proporcionarles juguetes masticables, por ejemplo, durante la ausencia del dueño, ayuda a reducir el estrés por separación. Eso sí, es importante asegurarse previamente de que aceptan esos juegos y les aportan satisfacción.