Mientras cualquier hijo de vecino se preocupa por encontrar el seguro con la mejor relación precio-prestaciones, como los que puede encontrar en Pelayo, va un multimillonario anónimo de Silicon Valley y adquiere el seguro de vida más caro del mundo. Ni más ni menos que 201 millones de dólares que recibiría su familia si el susodicho sufriera algún fatídico percance.

El personaje, del que sólo sabemos que es un inversor tecnológico californiano, tiene desde entonces el honor de ostentar el nuevo récord Guinness por la “Póliza de seguro de vida más valiosa del mundo”. Los responsables del libro de los récords se encargaron de confirmar que el importe de este seguro de vida es más del doble que el récord previo establecido en 1990 por una figura de la industria del entretenimiento.

¿Y esto cuánto le cuesta a él? Por este seguro de vida el millonetis desembolsará una prima cercana a los 10 millones de dólares anuales. Lo que viene siendo calderilla, vamos.

Dovi Frances, portavoz de una de las firmas que vendió la póliza, aseguró no estar autorizado para revelar el nombre del comprador por razones de seguridad. Lógicamente, «no queremos matones a sueldo corriendo por Palo Alto tratando de encontrarlo o a quienes estén en su propio documento testamentario» dijo. También señaló que la póliza es en realidad una suma de dos docenas de pólizas emitidas por un total de 19 aseguradoras diferentes, ya que ninguna compañía podría pagar por sí sola a los beneficiarios en caso de fallecimiento del multimillonario.

Está claro que cuanto más tiene uno, más le cuesta asegurarlo. En la variedad está la virtud, dicen. ¿O está en los millones?.