Lo más probable es que cuando busques seguros de coche para India te asalten anuncios de pólizas para otros países. Ni siquiera la ubicuidad de Internet y los prodigiosos algoritmos de la red han conseguido que los más de 1.400 millones de personas que habitan en el país asiático consigan concienciarse de la necesidad de proteger su automóvil, y a los demás.

No es por falta de compañías y de avisos, que sobran. La vida en India, con su generosidad y atractivo, no deja de ser una experiencia extrema en la que ciudades superpobladas van asimilando zonas rurales de nimias infraestructuras. Y la mejora de conexiones entre núcleos urbanos o entre los distintos puntos del séptimo país más grande del mundo, con 3,3 millones de kilómetros cuadrados, pasa a un segundo plano entre necesidades como sacar de la pobreza o crear un colchón sanitario universal.

“Es obligatorio y requerido legalmente”, dice en conversación cibernética Rupender Rana, un ingeniero que trabaja con maquinaria pesada por todo el país. “Bicis, coches o cualquier vehículo necesita estar asegurado y renovarlo cada año con los cambios que haya de tarifa”, asevera. “Conducir no es tan arriesgado aquí. Todo depende de la seguridad del transporte. Hay quien opta por moverse con un buen equipamiento y quien tira a lo más básico. Y a la gente le suele gustar más lo barato…”, deja caer.

Aunque solicitado por las administraciones y las fuerzas de orden, en India priman las normas barriales. Las imprescindibles para la conducción se fundamentan en dos pilares: luces y bocina. Jugar con las largas, las de posición o los intermitentes mientras acciones el claxon ininterrumpidamente son las lecciones básicas de las autoescuelas de la calle. Contra eso, poco tienen que hacer los vendedores de seguros, aunque la regularización haya provocado la bajada de precios debido a la competencia. De nada sirven, tampoco, las amenazas de multa por no llevar el cinturón o no hablar por el móvil.

En 2014, India contaba con unos 142 millones de vehículos a motor contando motos (las más numerosas), camiones, autobuses y coches, según Quandl.com. No es de extrañar que todas las guías turísticas recomienden contratar un conductor privado antes que alquilar un coche independiente. “Si tienes un espíritu aventurero, conducir en India puede proporcionarte la intriga que buscas. Si no, lo mejor es optar por un chofer que te maneje entre las calles atascadas y conozca las reglas no escritas”, advierten, por ejemplo, en la página International.org. Luego, claro está, cada uno elige con o sin seguro. En cualquier caso, una locura.

* Imagen: Meg and Rahul. Bajo licencia CC