El impacto económico de la pandemia también se ha visto reflejado en los índices de ahorro. Sin viajes, vacaciones o la posibilidad de disfrutar de las habituales opciones de ocio, en el último trimestre de 2020 la tasa de ahorro alcanzaba un máximo histórico con un 24,4% de la renta disponible. ¿Cómo sacarles rentabilidad a los ahorros de la pandemia? 

Una de las máximas financieras es que el dinero que no se invierte es dinero que pierde valor. ¿Has conseguido ahorrar algo de capital durante la pandemia? Si no tienes intención de gastarlo de forma inmediata, sácale rentabilidad con la contratación de algún producto financiero.  

La opción más accesible (aunque la menos rentable) es la de los depósitos bancariosUn método de ahorro a corto plazo orientado a los perfiles más conservadores: se comercializan a plazos breves y, aunque los intereses generados no son muy altos, podrás disponer de tu dinero frente a cualquier imprevisto. Con todo, no conviene depositar todos los ahorros en este tipo de productos, sino diversificar la inversión con otras soluciones a medio y a largo plazo.  

Alternativas de inversión a medio y a largo plazo  

Invertir con éxito los ahorros de la pandemia es encontrar el producto financiero que mejor se adapte a tu perfil y al tipo de retornos a los que aspiras. Entre las alternativas a de inversión a medio plazo están: 

  • Seguros de ahorro: fórmulas flexibles con aportaciones periódicas que puedes ajustar a tus recursos. Conviene contratar un plan de ahorro e inversión que te permita retirar tu dinero sin penalizaciones.  
  • Pensiones individuales: en forma de planes de seguros (SIALP) o cuentas de pensiones (CIALP), son flexibles, no tributan durante los primeros 5 años y están orientados a obtener un extra de capital en un plazo relativamente corto. 

En cuanto a las inversiones a largo plazo, las fórmulas en auge son: 

  • Robo advisorcarteras de inversión automatizadas en las que una empresa de FinTech se encarga de gestionar el dinero de tus depósitos. 
  • Planes de pensiones de empleo: orientados específicamente al ahorro para la jubilación y con interesantes rebajas fiscales (deducción máxima de hasta 10.000 € en el IRPF).