No pudiste negarte, lo viste tan pequeño y peludo, y con esa cara de no enterarse de nada…

—Que no, que yo no quiero un perro— solías decir a quien quisiera escucharte— Que hay que bajarlo todos los días a la calle varias veces, y luego hay que… hay que… ya sabéis, las bolsitas y recoger… eso caliente y tirarlo a la papelera… ¡No, yo nunca haré nada parecido!

Te tragaste tus palabras cuando tu mejor amiga (que ahora que lo piensas, iba con segundas) te regaló por tu cumpleaños aquel cachorro gordito pero diminuto a la vez… Todos tus instintos maternales, paternales y de todo tipo se despertaron, lo cogiste entre tus brazos, y dijiste de una manera ridícula, que ahora te da corte recordar:

—Se llamará Chispita.

Lo que no sabías es que Chispita llegaría a pesar más de setenta kilos, y que el nombre se le quedaría pequeño.

Tus cientos de libros (¿o son miles?), tu querido sofá, tu barba de tres días (¿o es de cinco?), la mesita cubierta de revistas que estás leyendo… Vale, eres un intelectual, o al menos lo pareces. ¡Pero te faltaba un perro! Claro que tu amiga te podía haber regalado un boston terrier, un caniche, un grifón, un pequinés, un pomerania… ¡Pero no un mastín!

Sin embargo, no te arrepientes. Son maravillosas esas siestas caóticas y abandonadas, en las que sientes el calor de Chispita, y su peso (a veces temes por tu vida, también es cierto, pero solo si exageras el miedo a la asfixia).

Te sabes protegido, porque Chispita a pesar de su nombre, cuando alguien se acerca a ti por la calle con malas intenciones (te sucedió un par de veces) se convierte en un guardaespaldas entregado e imponente. Su ladrido es grave y profundo, y sus dientes disuasorios…

Te despiertas de la siesta, te desperezas, acaricias a tu perrazo, y a tu póliza de hogar… y decides llamar a tu amiga para darle las gracias una vez más, y para invitarla a cenar… Ya va siendo hora de que habléis en serio de lo vuestro, ahora que estás asegurado… y no solo por un San Bernardo.

¿Aún no has visto cómo Pelayo asegura tus momentos cotidianos?