La misma película, pero con protagonistas muy diferentes. Las ciudades ya no son terreno exclusivo de coches, motos y peatones. Se han sumado nuevos actores con el objetivo de convertir las urbes en lugares más habitables, sostenibles y limpios.

Bicicletas, patinetes y vehículos eléctricos han reclamado su lugar. Si se cumplen las previsiones de la ONU que apuntan a que en 2030 el 60% de la población mundial vivirá en ciudades, no queda más remedio que cambiar el ‘chip’ para que ir al trabajo, a la universidad o al gimnasio no se convierta en una tortura. El futuro se escribe con nuevos vehículos y con un nuevo término: ‘micromovilidad’.

Limpio, barato y rápido. Estas son las tres características que marcarán el futuro de la movilidad en las ciudades. Si tenemos en cuenta que en muchas urbes la velocidad de los coches no supera en muchos casos los 15 kilómetros por hora a consecuencia de los atascos, la alternativa de la ‘micromovilidad’ se convierte casi en una necesidad. El sector es consciente de ello y desde hace algunos años la inversión en este nuevo concepto no ha parado de aumentar.

Los vehículos que protagonizarán la movilidad del futuro

Patinetes. Es el actor más pequeño y novedoso, pero cada vez son más las personas que optan por esta forma de movilidad sencilla, barata, rápida y muy cómoda. Para manejar un patinete no hace falta ni autorización ni seguro, pero hay que huir de determinados comportamientos que, además de sancionables, ponen en peligro nuestra seguridad. Hablamos del uso del teléfono móvil y los auriculares, además de encontrarse bajo los efectos del alcohol o de las drogas. Asimismo, los patinetes no pueden circular por aceras y zonas peatonales, está prohibido que lleven a un pasajero y en algunas ciudades es obligatorio el uso del casco.

Bicicletas. Son unas ‘viejas conocidas’ que van ganando terreno en las urbes gracias a la apuesta por la construcción de carriles bici. Asimismo, son muchas las ciudades que fomentan su uso con servicios de alquiler municipal. En este caso también hay que tener presentes las normas que regulan su uso y que impiden, por ejemplo, su circulación por las aceras.

Motocicletas eléctricas. Los fabricantes de motos se han lanzado al mercado de los ‘scooters’ eléctricos, unos vehículos que, en algunos casos, alcanzan autonomías de hasta 120 kilómetros y que incluso cuentan con baterías intercambiables. El Plan Moves 2020 para la compra de vehículos, contempla unas ayudas para las motocicletas eléctricas de hasta 750 euros si su potencia es mayor de 3kW y si la autonomía es superior a 70 kilómetros.

Coches híbridos y eléctricos. Los hay que prefieren seguir apostando por el confort y seguridad que otorga un coche, pero aprovechando las ventajas de las nuevas formas de movilidad. Los vehículos híbridos y eléctricos se convierten en una alternativa que no sortea muchos atascos, pero sí ofrece ventajas como una mayor facilidad de aparcamiento y menor gasto en combustible, por ejemplo. Asimismo, las ayudas aprobadas en el Plan Moves 2020 premian a los que apuesten por estos vehículos. El que aporte un coche antiguo para adquirir un turismo eléctrico o híbrido enchufable con más de 90 kilómetros de autonomía recibirá 5.500 euros, una cifra que desciende a los 4.000 si no se da de baja ningún turismo. Si la autonomía del coche híbrido está entre 30 y 90 kilómetros, la ayuda es de 2.600 euros entregando uno antiguo, y de 1.900 sin achatarramiento. Asimismo, los vehículos eléctricos pueden aparcar de forma gratuita en las zonas de estacionamiento regulado (verde y azul) de ciudades como Madrid

‘Car sharing’. La nueva forma de entender la movilidad ha traído consigo nuevas herramientas como el ‘car sharing’ o uso temporal vehículos. A través de aplicaciones móviles, los usuarios alquilan coches por periodos cortos de tiempo y los dejan cómodamente aparcados donde mejor les convenga. Si necesidad de papeleos, ni burocracia. Se trata además de vehículos sin emisiones que fomentan la movilidad sostenible.