Los accidentes forman parte del día a día, tanto en el ámbito laboral como en el personal. En ocasiones no tienen mayor repercusión en el desempeño de nuestras rutinas, pero en otras son el desencadenante de algún tipo de invalidez e incluso causa de fallecimiento. Los seguros de accidente son una garantía adicional de que, pase lo que pase, todo va a salir bien. 

Mientras que los seguros de vida cubren la invalidez o el fallecimiento originado por diversas causas (enfermedad, infarto, suicidio, muerte natural…) el seguro de accidentes es más específico en su definición: la cobertura de estas pólizas se aplica exclusivamente a causas accidentales.  

¿Qué se entiende por “causa accidental”? En las condiciones generales de la póliza se detallarán las características de lo que se considera y lo que no se considera un accidente. En líneas generales, se definen como situaciones que se producen de forma súbita, violenta y externa, sin que el asegurado interfiera en ellas de manera voluntaria. No se contemplan entre estas causas las lesiones sufridas en huelgas, manifestaciones o conflictos armados.  

¿Qué cubre un seguro de accidentes y en qué te beneficia 

Cada póliza establece unos límites y condiciones, pero entre las coberturas básicas de un seguro de accidente siempre encontrarás: cobertura en caso de invalidez (temporal y permanente o total), gastos sanitarios (hospitalización, curación y rehabilitación) y otras repercusiones económicas generadas por el accidente e indemnización a la familia en caso de fallecimiento del asegurado. Estas garantías suponen una gran tranquilidad en los momentos en los que más ayuda necesitas.  

¿Qué tipos de seguro de accidente son los más habituales?  

Al igual que ocurre con otros tipos de seguro, los de accidentes presentan unas características particulares en función de las coberturas que necesites y de a quién o quiénes están orientados. Los más habituales son: 

  • Seguro personalescoberturas frente a eventualidades acontecidas en el día a día, es decir, tu vida privada asegurada.  
  • Seguro colectivos: una única póliza que cubre a un grupo de personas que realizan una actividad común. Por ejemplo, un empresario lo contrata para que sus empleados estén cubiertos ante fallecimientos o invalidez accidental